Isabel Celaá, portavoz en funciones del gobierno español. EFE/Ángel Díaz
stop

Ofrece a Unidas-Podemos un gobierno de coalición, aumentando la presión sobre el líder de la formación morada para que evite el bloqueo político

Madrid, 19 de julio de 2019 (10:37 CET)

La portavoz en funciones del Gobierno, Isabel Celáa, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la oferta del presidente de cara a la investidura de la próxima semana es un "Gobierno de coalición" con Podemos, con la condición de que su líder, Pablo Iglesias, no entre a formar parte del Ejecutivo. No obstante, el PSOE aceptaría a miembros de la formación morada cualificados para el cargo. Celáa, además, ha instado al líder de la formación morada a que se mueva para evitar que España entre en una etapa de bloqueo político; señalando que los intereses personales no debían quedar por encima de los generales.

Durante la mañana de este viernes, la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, ya había dejado la puerta abierta a la entrada en el Gobierno a dirigentes de Unidas Podemos como Irene Montero, Rafael Mayoral o Pablo Echenique. El PSOE reafirmaba así su veto a líder de la formación morada, Pablo Iglesias, su principal "escollo" para formar un Ejecutivo de coalición, aunque sí ve bien a su número dos, lo que puede generar un problema interno en el partido de extrema izquierda.

La respuesta de Irene Montero ante esta propuesta no se hizo esperar. La portavoz de Unidas Podemos recalcó en la Cadena Ser que el veto del PSOE a Pablo Iglesias se extiende al resto de dirigentes. "Creo que lo que dice el PSOE es que para formar parte del Gobierno no te puedes presentar a las elecciones por Unidas Podemos", les ha reprochado.

"No se trata de vetos, la participación se negocia", ha matizado Lastra. El rechazo a Iglesias no se debe a una cuestión personal, sino a que es el líder de un partido y de que "no puede haber dos almas, dos voces" distintas dentro de un gobierno.  "Son hechos, no es lo mismo que una declaración la haga una ministra de Vivienda o que la haga un vicepresidente del Gobierno poniendo en cuestión la calidad de la democracia en nuestro país". 

Tal como ha explicado Celáa, Pedro Sánchez se pondrá en contacto a lo largo del viernes con diversos dirigentes para evaluar el apoyo a su candidatura a la presidencia del gobierno.

El gran "escollo": Pablo Iglesias

A tres días de que inicie el debate de investidura y con las negociaciones para formar Gobierno tambaleándose, Sánchez aseguraba esta semana que "Iglesias no puede estar en el Gobierno, ese es el principal escollo para un acuerdo". Según informaba el presidente en funciones a su Ejecutiva, Iglesias lo habría reclamado a cambio del apoyo a su investidura. Según el presidente en funciones, el líder de Podemos ha reclamado para su partido una vicepresidencia, los ministerios de Hacienda, Trabajo y Seguridad Social, y también la Secretaría de Estado de Comunicación. 

El líder de Podemos no ve "sensato" el veto del presidente a que pueda estar en su Gobierno, pero dice que "para nada" se lo toma como algo personal y todavía confía en que habrá gobierno de coalición. "Hay que tener paciencia con el PSOE", ha asegurado Iglesias en una entrevista publicada este viernes por 20 minutos.

Tras la primera reunión entre Sánchez e Iglesias, el PSOE acusó al líder de Podemos de frustrar las posibilidades de un Ejecutivo progresista por pensar solo en los "sillones" al reclamar la vicepresidencia. Sin embargo, las contradicciones del líder socialista se suceden. Esta misma semana en una entrevista en la Cadena Ser, el propio Sánchez negó esta exigencia del líder de la formación morada: "No me ha pedido nunca eso, no me lo ha explicitado de esa manera".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad