Pedro Sánchez e Inés Arrimadas antes de su reunión en La Moncloa el 2 de septiembre de 2020 | EFE/FV/Pool

Pedro Sánchez se abre a bajar impuestos para pactar con Ciudadanos

stop

El presidente del Gobierno plantea bajadas selectivas de impuestos para pactar los presupuestos con Ciudadanos, a pesar de la oposición de Unidas Podemos

Madrid, 06 de septiembre de 2020 (10:46 CET)

La negociación de los presupuestos sigue poniendo a prueba la estabilidad de la coalición de Gobierno en España. Las diferencias se han hecho más evidentes tras la última reunión de Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, en la que el presidente ha puesto sobre la mesa la posibilidad de realizar bajadas selectivas de impuestos para atraer a Ciudadanos hacia el acuerdo. Una política que choca de frente con las ambiciones de Unidas Podemos de aumentar la fiscalidad.

El presidente del Gobierno, según informa El País, planteó a la formación naranja su voluntad de no aumentar la carga fiscal a las grandes empresas mientras dure la crisis provocada por el coronavirus, a pesar de que se trata de una de las grandes promesas electorales de la coalición. Sánchez baraja incluso realizar alguna rebaja fiscal en el sector turístico o las tasas aeroportuarias.

Sánchez no ha ofrecido todavía ninguna garantía a Arrimadas sobre la política fiscal de los presupuestos, pero su intención es ofrecerle unas cuentas en sintonía con sus planes económicos. Una condición que también se aproximaría a la posición del Partido Nacionalista Vasco (PNV), otra de las piezas clave en la negociación.

Los guiños de Sánchez a Ciudadanos ya han provocado varios desencuentros con Unidas Podemos en las últimas semanas, dejando en el aire el futuro de las cuentas en España. Hace apenas una semana, la portavoz de la formación morada, Isa Serra, advirtió que su partido no pactaría con los liberales. Una postura que ha ido matizándose en los últimos días.

El propio Iglesias ha defendido públicamente en televisión su objetivo de mantener el acuerdo inicial de la legislatura que plantea una reforma fiscal en España, a pesar de que el documento se firmó antes de que se desencadenara la pandemia de coronavirus. El pacto incluía subidas a las rentas más altas en el IRPF o modificaciones al alza del Impuesto de Sociedades par la banca y las empresas energéticas.

Más allá de los impuestos, la negociación todavía tiene que abordar asuntos claves del presupuesto, especialmente en el apartado de gastos. Dónde y cómo se destinan los 140.000 millones del fondo europeo de recuperación por el coronavirus apunta a ser otra de las claves para alcanzar un acuerdo de amplio espectro político.

Los 120 escaños del Partido Socialista y los 35 de Unidas Podemos no son suficientes para fraguar una mayoría. Por eso, la coalición está abocada a encontrar apoyos en Ciudadanos o Esquerra Republicana, que ya ha condicionado su ayuda a la reanudación de la mesa de diálogo sobre Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad