Pedro Sánchez, durante un acto de precampaña. EFE
stop

El presidente del Gobierno acusa a la junta electoral de dar alas a Vox y dice que el 23-A irá a TVE aunque Casado, Rivera e Iglesias acudan a Atresmedia

Barcelona, 18 de abril de 2019 (17:35 CET)

El embrollo generado en torno al debate electoral a cuatro bandas va para largo. Después de que Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) hayan dejado claro en que el próximo martes, día 23, acudirán al debate de Atresmedia, Pedro Sánchez sigue sin dar su brazo a torcer. El presidente del Gobierno insistió este jueves en que irá al organizado ese mismo día por RTVE, y pidió a los líderes de las tres formaciones de la oposición que reconsideren su posición.

Sánchez aseguró que él acudirá al debate de TVE, aunque eso suponga debatir con los números dos del resto de formaciones porque, tras el veto de la Junta Electoral Central al debate a cinco bandas que había planteado Atremedia con presencia de Vox —al que Sánchez tenía pensado acudir—, la televisión pública es el lugar idóneo donde celebrarlo. Si al final lo que se puede celebrar es un debate a cuatro, argumentó, "lo lógico es que se haga solo uno y en la cadena que nos representa a todos".

Y, sobre la postura exhibida por Casado, Rivera e Iglesias, que aseguran que el 23-A acudirán al plató de la cadena privada, Sánchez esgrimió el precedente del debate a cuatro celebrado también en Atresmedia en la campaña de las generales de 2015, al que, por parte de PSOE, Cs y Podemos acudieron él, Rivera e Iglesias, pero por parte del PP, entonces en el Gobierno, en lugar de acudir el presidente, Mariano Rajoy, lo hizo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. "Si valió entonces, ¿por qué no ahora?", se preguntó, dando a entender que enviará a Carmen Calvo.

Sánchez propone regular los debates

El presidente, entrevistado en Onda Cero, instó al resto de formaciones a buscar ahora una solución y, pasadas las elecciones, a ponerse manos a la obra para regular los debates mediante una reforma de la ley electoral, algo que a su juicio, la situación actual ha evidenciado que es "necesario e imprescindible". Y, de paso, cargó contra la JEC, a la que acusó de haber generado la situación y de estar "beneficiando a la ultraderecha" con su decisión de vetar a Vox, que desde entonces está utilizando su exclusión del debate como gasolina electoral.

"Tengo muchas ganas de debatir. Yo defendí la pluralidad de un debate a 5 que propuso Atresmedia. Acato la decisión de la JEC pero no la comparto. Se han cambiado las condiciones del debate y creo que debe hacerse en la cadena pública", ha dicho.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad