Pedro Sánchez y Pablo Iglesias al momento de firmar el preacuerdo de PSOE y Podemos para un gobierno de coalición, el 12 de noviembre de 2019. Foto: EFE/PC

Las empresas se protegen ante el pacto de Sánchez con Podemos

stop

Muchas empresas españolas proponen el reparto de plusvalías a cuenta de 2019 ante la subida de dividendos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Economía Digital

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias al momento de firmar el preacuerdo de PSOE y Podemos para un gobierno de coalición, el 12 de noviembre de 2019. Foto: EFE/PC

Madrid, 18 de diciembre de 2019 (10:48 CET)

Pedro Sánchez aún no ha sido investido como presidente del Gobierno con plenitud de funciones, pero el preacuerdo alcanzado con Unidas Podemos dos días después de las elecciones del 10N -tras meses de negociaciones fallidas- ha levantado suspicacias entre las empresas. Algunas ya han comenzado incluso a adelantar sus dividendos con el fin de evitar las medidas fiscales anunciadas por los dirigentes de ambas formaciones. 

En concreto, la preocupación de las compañías reside sobre el impuesto de Sociedades, que se incrementará si sale adelante el Ejecutivo diseñado por Sánchez y por el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Según publica este martes Expansión, el gravamen del 5% sobre dividendos y plusvalías es el mayor temor de los accionistas, que también muestran su disconformidad con un tipo mínimo del 15% que subiría en tres puntos porcentuales para los bancos y compañías petroleras. 

Es por ello que muchas firmas se han propuesto entregar sus dividendos a cuenta de 2019. Siguiendo la misma información, esto también está cambiando las prácticas de las empresas. Habitualmente, el reparto de las plusvalías lo propone el consejo de administración de la empresa para posteriormente ser validado por la junta de accionistas. Sin embargo, muchas están optando por dar los permisos oportuno directamente al consejo para que se pueda efectuar el reparto antes de tener el aval de la junta. 

Algunas de las compañías que recelan del acuerdo fiscal de PSOE y Podemos son las fintech. De hecho, los socialistas propusieron en campaña que aplicarían, además del impuesto de Sociedades -que se aplica sobre los beneficios de las empresas-, la tasa Google, para las compañías tecnológicas, y la tasa Tobin, que se impondría sobre las transacciones financieras. 

Además del hachazo fiscal a las empresas, el teórico próximo Gobierno aplicaría también una subida en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En campaña, Unidas Podemos anunció su propuesta para subir el tipo máximo al 55% para rentas de más de 300.000 euros anuales.

Para las superiores a 100.000 euros, el incremento dejaría el gravamen en un 47%. Además, la formación morada quiere reducir el tramo más bajo no exento del impuesto hasta el 18%. Según han señalado fuentes de la negociación del acuerdo al citado periódico, no se descarta que la subida sea incluso mayor de la pactada. 

Cambios también sobre el IVA

Unidas Podemos también propone cambios en otros impuestos que afectarán a otros sectores, especialmente al comercio. Iglesias quiere incrementar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) desde el 21% actual hasta el 25% para los artículos de lujo. El de todos los alimentos y las bebidas no alcohólicas, en el 4%, y en el 10% el de los suministros básicos. Otros productos concretos, como los de higiene femenina y los de alimentación animal, pasarían también a un tipo impositivo mínimo. 

En cuanto al resto del programa económico, será similar al planteado por la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, y remitido a Bruselas después de las elecciones del 28-A. Este comprende menos exenciones fiscales a las grandes compañías, más impuestos sobre el medio ambiente y tratar de evitar en mayor medida el fraude fiscal, que sigue siendo una de las lacras de la economía doméstica. 

Hemeroteca

Podemos PSOE Impuestos
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad