Garzón alienta la batalla fiscal con el PSOE a tres días de las elecciones de Castilla y León

El ministro de Consumo defiende la propuesta de Ione Belarra para elevar la carga fiscal a las grandes empresas: "Tiene que pagar más quien más tiene"

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. EFE/ Raúl Caro./Archivo

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. EFE/ Raúl Caro./Archivo

Unidas Podemos quiere explotar sus diferencias en materia fiscal con el Partido Socialista en plena campaña electoral de Castilla y León. El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha dado un espaldarazo a la dirección de la formación morada después de que haya invadido las competencias de sus socios y presentado su propio programa para cambiar el modelo de impuestos en España.

«Tradicionalmente hemos tenido grandes discrepancias con el Partido Socialista en esta cuestión. Han gobernado muchísimo tiempo en solitario y seguimos teniendo este problema», ha justificado el diputado de Unidas Podemos en una entrevista en La Sexta.

Sus palabras refuerzan la apuesta de Ione Belarra, que ya anunció esta semana un plan para recaudar 30.000 millones de euros más en impuestos. La introducción de un nuevo tributo para las grandes fortunas que no puedan bonificar las comunidades autónomas, un endurecimiento del IRPF para las rentas más altas o un impuesto que gravará la actividad de las compañías eléctricas son algunas de sus medidas estrella.

Garzón ha justificado este órdago de su formación, que se ha adelantado a los planes de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, mientras esperaba el informe de su comité de expertos para mover ficha. «Los partidos tenemos nuestra propia lógica, nuestro propio programa, nuestro propio ideario y tenemos que expresarlo así para que se conozca», ha argumentado.

Garzón apunta contra las grandes empresas en la reforma fiscal

El ministro de Consumo ha defendido que la fórmula presentada por Unidas Podemos permitiría corregir la desigualdad en la carga fiscal de España. «Aunque nuestra Constitución dice en su artículo 31 que tiene que pagar más quien más tiene, la realidad es que las grandes empresas, que son las que tienen más capacidad, son las que menos pagan», ha apuntado.

A pesar de esta diferencia clave en la campaña electoral, Garzón ha defendido la «gran salud» del gobierno de coalición y ha negado que tenga ningún tipo de problema personal con Pedro Sánchez, después de encadenar varias polémicas como la de las macrogranjas. «Es una relación personal muy buena, muy razonable», ha expuesto.

«Lo que ha ocurrido en nuestro país en los últimos años es un cambio radical del sistema de partidos y nos estamos empezando a acostumbrar a una fórmula del gobierno de coalición que era ampliamente desconocida», ha subrayado.

El paso adelante de Unidas Podemos sí que provocó un fuerte malestar para María Jesús Montero. La titular de Hacienda calificó el movimiento como «inoportuno» y lamentó que sus socios no hubiesen querido esperar a recibir el informe de los expertos para poder debatir una fórmula sobre la carga fiscal.