Puig intenta tomar el control de las relaciones entre la Generalitat y Barcelona World

stop

El consejero apadrina a su colaborador Damià Calvet frente a la resistencia del entorno presidencial de Mas

Damià Calvet, Artur Mas y Felip Puig | EFE

02 de octubre de 2014 (21:10 CET)

El proyecto turístico Barcelona World, pese a las indefiniciones que todavía persisten sobre su futuro empresarial, tiene más de un novio político. En especial se ha intensificado el interés del consejero de Empresa y Ocupación, Felip Puig, quien a su vez es uno de los hombres fuertes del aparato de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Puig intenta ponerse al frente de lo que se considera una de las principales iniciativas empresariales de los próximos años en territorio catalán.

Para ello promueve la candidatura de uno de sus más estrechos colaboradores en el partido, el responsable de la sectorial de Política Territorial y Vivienda en CDC y actual responsable del Instituto Catalán del Suelo (Incasol), Damià Calvet. La Generalitat está a punto de constituir una oficina ejecutiva para coordinar el proyecto Barcelona World, que promueve el empresario Enrique Bañuelos desde su sociedad Veremonte. Calvet es el político designado por Puig como responsable de ese órgano de nueva creación.

Un proyecto con interés económico

Hasta ahora, una comisión con representación de las consejerías de Economía, Política Territorial e Interior y coordinadas desde Presidencia se había encargado de velar por el buen fin del proyecto. En esa comisión ha participado de manera habitual el propio Calvet, en su condición de director del Incasol.

Las intenciones de Calvet son sumar el departamento de Empresa y Ocupación, que administra las competencias de turismo, con el mismo rango que Economía y el resto de consejerías implicadas. La operación ha causado un cierto malestar en el entorno del presidente Artur Mas, al considerar que lo que se está dilucidando es el control y aprovechamiento de los recursos económicos que se deriven del macroproyecto que se instalará junto a Port Aventura.

Críticas, pero sin ruido exterior

En ese mismo contexto, las relaciones directas entre Calvet y Mas a propósito de Barcelona World tampoco han sido bien acogidas en Presidencia. De hecho, la nueva oficina se mantendrá en los próximos meses en el entorno del Incasol, donde tiene su despacho Calvet. El que será nuevo gran ejecutivo del Gobierno catalán para el proyecto ya ha realizado viajes a Singapur y a Macao, dos de las mecas de los proyectos de ocio, juego y hostelería, para conocer de primera mano algunas de las experiencias similares que se han instalado en esos países asiáticos.

Pese a las tensiones internas que ha motivado la irrupción de esta nueva oficina de coordinación, fuentes del Gobierno consultadas señalan que por el buen fin del proyecto hay disposición a no convertir el asunto en uno de los temas de debate interno. Tampoco la situación política general aconseja a los miembros del Ejecutivo catalán exteriorizar sus diferencias.

Calvet ha ejercido cargos de responsabilidad en gobiernos de CiU, entre los que destaca la dirección general de Arquitectura y Vivienda, Adigsa o ahora la más reciente sobre el Incasol y Cimalsa, dos organismos que se encargó de integrar. Como director del Incasol es uno de los 20 ejecutivos mejor retribuidos de la administración pública catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad