La vicepresidenta del Pdecat y diputada en el Congreso, Míriam Nogueras. EFE

Puigdemont desespera al Pdecat con su nueva mujer de confianza

stop

Diputados del Congreso han sido testigo de los vaivenes de la nueva jefa del Pdecat en el grupo del Congreso, Míriam Nogueras

Barcelona, 15 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Carles Campuzano (diputado en las Cortes desde 1996) y Jordi Xuclà (parlamentario desde el año 2000) son dos veteranos dirigentes (neo)convergentes con problemas para adaptarse a la era de poder de Carles Puigdemont. Ambos representan una especie en extinción: la Convergència pactista. Ahora, sometidos a la nueva disciplina del Pdecat puigdemontista se sienten en apuros. Intentan morderse la lengua con las instrucciones que llegan de Waterloo, pero quienes les han visto circular por los pasillos del Congreso esta semana aseguran que su enfado con el líder huido es "africano".

"A Xuclà le he visto salir esta semana diciendo todo tipo de pestes de Puigdemont por el Congreso", explica a Economía Digital una diputada que reclama el anonimato. La misma versión, con palabras diferentes, sobre Campuzano. "Iba diciendo de todo contra Puigdemont por los pasillos", dice otra fuente.

El cabreo se produjo después de que el ex presidente de la Generalitat cortocircuitara la moción que el Pdecat había acordado con el PSOE para impulsar un diálogo entre Gobierno y Generalitat "en el marco del ordenamiento jurídico vigente". Todo estaba cerrado y sólo faltaban 24 horas para la votación cuando Míriam Nogueras —vicepresidenta del Pdecat y coordinadora de acción política del Pdecat en el Congreso— anunció súbitamente la retirada de la moción.

Sobre Nogueras se comienza hablar, y mucho, dentro del propio Pdecat. Quienes la han visto actuar en el Congreso destacan dos cosas: que no se molestó en conocer el contenido de una moción que se estaba trabajando desde agosto y que actuó al dictado de Puigdemont para reventar el acuerdo con el PSOE.

El premio de la adhesión a Puigdemont

La joven dirigente está lejos de ganarse el respeto de los suyos por su "frivolidad". Nogueras ganó popularidad yendo a tertulias televisivas, se hizo un hueco en las listas al Congreso y en el último congreso del Pdecat, el que acabó con Marta Pascal, se convirtió en vicepresidenta del partido. Era una de las que siempre ha manifestado una adhesión inquebrantable a Puigdemont y obtuvo su premio.

Nogueras no tiene miedo a las cámaras ni a los micrófonos. De hecho, se hizo un lugar en el Pdecat a base de tertulias descaradas. Pero no tiene cuajo como parlamentaria a pesar de haber sida coordinadora de acción política en el Congreso.

Es un decir, pero el Pdecat tiene, en estos momentos, tantos cargos como diputados. Campuzano es portavoz, Xuclà es coordinador de los diputados y senadores del Pdecat en el Congreso y Nogueras es responsable de acción política. ¿Quién manda? "Puigdemont", coinciden todas las fuentes consultadas.

Este es el contexto de un grupo parlamentario que, pese a todo, se ha conjurado para pasar página e intentar sobrellevar la situación política de otra manera sin saber de cuál.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad