Marta Pascal, coordinadora general del Pdecat.

Puigdemont rechaza la oferta de presidir el Pdecat

stop

El ex president Carles Puigdemont rechaza ser presidente del Pdecat, como le había ofrecido la dirección, porque quiere centrarse en su estrategia de defensa

Barcelona, 03 de julio de 2018 (11:21 CET)

Carles Puigdemont ha rechazado ser presidente del Pdecat, como le había ofrecido la dirección del partido. El expresident, instalado en Alemania, prefiere ahora centrarse en su estrategia de defensa, según informa Nació Digital. Al menos hasta que se resuelva el asunto de su entrega, solicitada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena a la justicia alemana.

El ofrecimiento a Puigdemont trascendió la semana pasada, y formaba parte de la estrategia de la dirección encabezada por Marta Pascal para apaciguar a los críticos de la formación neoconvergente, alineados con el expresident. La presidencia es un cargo simbólico, no ejecutivo, y está vacante porque Neus Munté ya anunció su renuncia para centrarse en la batalla por la alcaldía de Barcelona.

Plan de integración

El partido se somete del 20 al 22 de julio a una asamblea general que inicialmente se pretendía que se circunscribiera a la clave estratégica, con la aprobación de las nuevas ponencias que han de servir de brújula del partido a partir de ahora. Pero la presión del sector crítico ha obligado a la ejecutiva a replantear el cónclave e incluir también una renovación de los órganos de dirección.

El plan A de la actual cúpula consiste en ampliar la dirección, ahora integrada por 12 personas, y que en el borrador de ponencia organizativa se plantea que crezca hasta las 20 o 30. De esta manera, Pascal y su equipo pretenden incorporar a los críticos. 

Ofrecerle a Puigdemont la presidencia y a los exconsellers presos o expatriados las vicepresidencias formaba parte del mismo discurso táctico. Los movimientos del expresident en línea de crear una plataforma extramuros del partido habían inquietado a Pascal. De ahí que se haya maniobrado para integrar a los críticos. Pero la misma situación procesal del expresident que explica sus reticencias a presidir el Pdecat ha frenado también el impulso de esa plataforma.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad