Mascarell, durante la entrevista concedida a la agencia EFE. Andreu Dalmau/EFE

Puigdemont vehicula ahora el pressing a ERC a través de Mascarell

stop

Mascarell insiste en que el soberanismo ha de recuperar la "máxima unidad electoral y operativa" y anuncia una ronda de contactos a partir del 20 de agosto

Barcelona, 09 de agosto de 2018 (09:27 CET)

Pocos días después de desvelar que ya trabaja con el expresidente Carles Puigdemont en una candidatura barcelonesa a las municipales de mayo de 2019, Ferran Mascarell se ha sumado al pressing que desde el entorno del expresidente catalán se ejerce sobre ERC para integrarla en la Crida Nacional per la República, el movimiento mediante el cual Puigdemont aspira a agrupar al grueso del independentismo bajo su liderazgo.

Mascarell insiste, en una entrevista en la agencia EFE, en llamar a Esquerra y el conjunto del soberanismo a forjar en los próximos meses la "máxima unidad electoral y operativa" posible para expresarse "con una sola voz y lo más rotundamente posible". Según el exconseller, la Crida iniciará a partir del 20 de agosto una ronda de contactos con partidos y entidades, ERC incluída, para tratar de coser esa unidad.

Réplica a Aragonès

Las palabras del exconseller, ahora delegado de la Generalitat en Madrid, son una réplica a las del vicepresidente catalán y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès, que el martes abogó por pactar una "unidad estratégica" entre las fuerzas independentistas pero sin que eso suponga integrarse en candidaturas conjuntas. Los de Oriol Junqueras ya asumieron esa fórmula en Junts pel Sí y no tienen ningún interés en repetir.

Mascarell dice considerar el planteamiento de Aragonès "perfectamente comprensible y aceptable", pero también que no cejará en el pressing para convencer a los republicanos. "Unos pueden hablar de unidad estratégica, y es lícito. Otros podemos hablar de unidad operativa. La unidad es el imperativo del éxito para que el soberanismo alcance sus objetivos lo más pronto posible".

Para el ahora delegado de la Generalitat en Madrid, el gobierno central "solo entiende las peticiones y la fuerza del soberanismo cuando se expresa de manera unitaria. Esto es lo que hay que conseguir".

La Crida, intento de fagocitar a ERC

Mascarell fue uno de los encargados de leer el manifiesto fundacional de la Crida en el acto de presentación en el Ateneo Barcelonés, el 16 de julio. Desde entonces, el movimiento liderado por Puigdemont, que también cuenta entre sus impulsores con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el expresidente de la ANC y diputado de Junts per Catalunya Jordi Sànchez, ahora preso en la cárcel de Lledoners, ya ha sumado más de 50.000 adhesiones.

El Pdecat, con una nueva cúpula que, a diferencia de la anterior, cuenta con el aval de Puigdemont, tiene que concretar en los próximos meses como se integra en el movimiento, que se acabará de perfilar en una convención en otoño como formación política.

La CUP y ERC, en cambio, se han desmarcado. Los impulsores de la Crida asumen que no tienen nada que hacer con los cuperos, pero insisten en fagocitar a Esquerra, que desde la presentación del movimiento, lo ha situado en el marco de una "recomposición del espacio de centroderecha" del independentismo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad