Puigdemont ya ha gastado en publicidad lo mismo que Mas en un año

stop

El nuevo presidente catalán ha impulsado campañas en los medios afines por valor de 15,7 millones, frente a los 16,9 millones que invirtió su antecesor en todo el año pasado

Carles Puigdemont, durante un acto de promoción de la lotería de la 'Grossa'

Barcelona, 21 de abril de 2016 (01:00 CET)

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha estrenado en el cargo decidido a impulsar la publicidad institucional y no ha reparado en gastos. Puigdemont ya ha invertido en campañas publicitarias en lo que va de año 15,7 millones de euros. Es una cantidad muy elevada que se acerca a los 16,9 millones que su antecesor, Artur Mas, destinó a propaganda gubernamental en todo 2015.

La Generalitat firmó en 2015 en Convenio marco por el que estableció que entre los años 2015 y 2016 invertiría 36,3 millones de euros en publicidad institucional, según  explica el portavoz adjunto del grupo del PP en el Parlament, Santi Rodríguez. Mas usó 16,9 millones de ese presupuesto, por lo que a Puigdemont le quedan 19,4 millones.

Gastos a marchas forzadas

Un dinero que se está gastando a marchas forzadas. El 8 de abril, Presidència aprobó una campaña de publicidad genérica por importe de 5,89 millones. El mismo día, decidió hacer una ampliación por valor de otros 4,72 millones. Y muy pocos días después, el 13 de abril, se acordó otra partida de 3,99 millones.

Además, el 4 de abril se puso en marcha la campaña de la Loto con un presupuesto de otro millón de euros y en la misma fecha se decidió dar publicidad al Palau Robert, el lugar donde Artur Mas tiene su oficina de ex presidente, a través de una promoción más económica valorada en 80.820 euros.  

Mas tampoco fue austero

Estas cifras contrastan con las de 2015, aunque Mas tampoco fue austero a la hora de hacer publicidad de la Generalitat y de sus organismos. Gastó 1,33 millones en promocionar el turismo; 919.600 euros en la Grossa, la lotería navideña de Cataluña cuyo premio quedó desierto el año de su estreno, y 756.250 en dar a conocer a los catalanes las actividades del Institut Català de Finances (ICF).

Según los cálculos de Rodríguez, Mas realizó una campaña genérica de 7,9 millones, utilizó otras dos partidas de 71.995 y 549.340 euros en publicitar la Grossa, y dedicó 71.232 euros más al ICF. También empleó 71.390 euros en publicidad electoral. A la lista hay que añadir 1,3 millones más para publicidad genérica y 3,8 millones para atraer a los turistas.

Incumplimiento de la ley de transparencia

Lo que Rodríguez ya no tiene tan claro es a qué medios de comunicación fueron a parar esas campañas de publicidad. Según explica el portavoz popular, la ley de transparencia obliga a la Generalitat a dar a conocer "el coste de las campañas de publicidad institucional, desglosando los diferentes conceptos de la campaña y el importe contratado en cada medio de comunicación".

No obstante, el portavoz popular no ha sabido encontrar en el portal de la transparencia de la Generalitat los datos de los medios perceptores de esas campañas de publicidad públicas. Por el contrario, sí ha podido concretar que "la producción de esas campañas es muy barata, pues representa poco más del 2% de la inversión total". Por eso, concluye que "la publicidad institucional es casi como dar subvenciones directas a la prensa".

Otros 7,5 millones en subvenciones directas

De hecho, el diputado popular recuerda que la Generalitat tiene previsto entregar a los medios de comunicación afines a lo largo de 2016 al menos 7,5 millones de euros en forma de ayudas directas. Y concluye que tanto las inyecciones de capital a los medios a través de campañas publicitarias como mediante ayudas directas podrían verse incrementadas y hasta "multiplicadas", porque además de Presidència, otras Conselleries también reparten ayudas entre la prensa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad