¿Quién se postula para sustituir a Mariano Rajoy?

stop

Los nombres de Pablo Casado y Luis de Guindos cobran fuerza y se suman a los de Soraya Sáenz de Santamaría y Alberto Núñez Feijóo como reemplazo del presidente

Leonor Mayor

Pablo Casado, en el medio de la imagen, acompañado por Mariano Rajoy y Jorge Moragas
Pablo Casado, en el medio de la imagen, acompañado por Mariano Rajoy y Jorge Moragas

Barcelona, 07 de marzo de 2016 (01:00 CET)

La idea de que la carrera de Mariano Rajoy está tocando a su fin ronda desde hace tiempo por los corrillos políticos. Pero ahora, tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, ese rumor ha cobrado más fuerza. Los líderes del Congreso disponen de sólo dos meses para formar un gobierno sólido y el presidente en funciones se ha convertido en un obstáculo de cara a un gran pacto.

Albert Rivera lo verbalizó durante su intervención en la sesión de investidura. El líder de Ciudadanos recuperó el famoso 'Váyase, señor González' para transformarlo en un 'Váyase, señor Rajoy'. Rivera argumentó que el presidente del PP no está por la labor de apuntarse a las reformas y, por tanto, debería dejar paso a otra persona de su partido que sí se apunte a la nueva política y facilite así una gran coalición entre populares, socialistas y Ciudadanos.

Evitar elecciones

Desde el PP explican que nadie va a enmendarle la plana a Rajoy. Que no le van a pedir que se vaya, pues son conscientes de que en este mal momento para el partido, que vive acuciado por los escándalos de corrupción, es su figura la que mantiene la cohesión interna. Además, los populares le reconocen a su líder el hecho de que haya ganado las elecciones en un momento tan adverso.

Sin embargo, las mismas fuentes explican que no descartan que sea el propio Rajoy quien dé un paso atrás para facilitar la creación de ese gobierno de coalición y evitar la convocatoria de nuevas elecciones, que se celebrarán de forma automática si llegado el 2 de mayo España no tiene un nuevo gobierno atado y bien atado.

Jóvenes y atractivos

Por eso, no se ha podido evitar que unos cuantos nombres salten a la palestra como posibles sustitutos de Rajoy. Los populares son conscientes de que su partido es el único que no ha realizado todavía un relevo generacional. La experiencia no parece estos días un valor en alza en la política española. Pedro Sánchez acaba de cumplir 44 años. Albert Rivera tiene 36 y Pablo Iglesias, 37.

Todos son jóvenes y atractivos. En el PP también tienen dirigentes con ese perfil. Como Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del partido, un joven de 35 años, abogado y economista, que a estas alturas ya está muy bregado en lo de hablar delante de las cámaras. El nombre de Casado ha cobrado fuerza en los últimos meses como posible sustituto de Rajoy, pues se le ve como el hombre ideal para competir con Sánchez, Iglesias o Rivera.

Jugada a la italiana

Pero los populares plantean también otra jugada, una jugada a la italiana. Consistiría en dejar paso al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, que no es un hombre de partido, pero que puede presentarse ante la opinión pública como un tecnócrata. Sería algo parecido a lo que ocurrió en Italia en 2011 cuando Mario Monti fue nombrado primer ministro en sustitución de Silvio Berlusconi con el beneplácito de la Unión Europea en general y de Angela Merkel en particular. De Guindos tendría también el visto bueno de las autoridades comunitarias.

Pero tanto el nombramiento de Casado como el de De Guindos supondrían saltarse las leyes más elementales de la meritocracia. Antes de ellos hay otra persona que se ha ganado a pulso el ser la sustituta de Rajoy. Se trata de Soraya Sáenz de Santamaría, quien durante los últimos cuatro años ha venido ejerciendo de segunda de a bordo del Gobierno popular.

La vicepresidenta, con muchos puntos

Sáenz de Santamaría ganó muchos puntos cuando reemplazó a Rajoy en el debate electoral a cuatro y se enfrentó a Sánchez, Rivera e Iglesias. Además, el hecho de que una mujer destaque entre tantos hombres podría favorecer al PP.

Otro de los nombres que se barajan para sustituir al presidente es el de Alberto Núñez Feijóo, quien hoy por hoy, tras los escándalos y las derrotas de las plazas fuertes de los populares, Madrid y Valencia, se ha convertido en el hombre fuerte del PP en el territorio. El presidente gallego tiene también muchos puntos para dar el salto a lo grande a la política estatal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad