El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del gobierno catalán que se produce cuando el Govern se dispone a iniciar las negociaciones con los comunes sobre los impuestos de la Generalitat. Foto: EFE/AG

Quim Torra declara una huelga de hambre limitada a actos oficiales

stop

El president anuncia que la Generalitat no ofrecerá comida en los actos oficiales, en apoyo a la huelga de hambre de los independentistas presos

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del gobierno catalán que se produce cuando el Govern se dispone a iniciar las negociaciones con los comunes sobre los impuestos de la Generalitat. Foto: EFE/AG

Barcelona, 03 de diciembre de 2018 (20:36 CET)

La Generalitat de Cataluña se ha sumado de una forma muy particular a la huelga de hambre iniciada por los cuatro independentistas presos en la cárcel de Lledoners. El presidente Quim Torra, en coordinación con el líder huido, Carles Puigdemont, ha anunciado que no se servirá comida en los actos que organiza el gobierno regional. "Huelga de canapés", ironizaron algunos en las redes sociales.

Torra ha comunicado esta iniciativa esta martes en un acto con las comunidades judías después de haber visitado esta mañana a los presos en Lledoners. Quiso unirse así a Joaquim Forn y Josep Rull, quienes anunciaron que se sumarán a la medida tomada el sábado por Jordi Sànchez y Jordi Turull a partir de esta medianoche. 

Los líderes encarcelados, en prisión preventiva y procesados por el Supremo por rebelión en el marco de la causa del proceso independentista, iniciaron la huelga de hambre el sábado por, según explicaron, no los impedimentos del Tribunal Constitucionalo a acceder a la justicia internacional.

Los grupos parlamentarios de Junts per Catalunya y ERC están reunidos para analizar medidas de apoyo

La protesta la iniciaron Jordi Sànchez y Jordi Turull. Ambos comunicaron que tenían previsto anunciar el comienzo de una huelga de hambre dentro de Lledoners por la inacción del TC ante sus recursos. Llama la atención el caso de Turull, quien se declaró en huelga de hambre pese a que, como mínimo en dos ocasiones, sus abogados defensores esgrimieron sus problemas de salud para conseguir la libertad provisional.

Así se puede comprobar en un recurso presentado el año pasado en la Audiencia Nacional, cuando fue encarcelado por primera vez. Su abogado, Jordi Pina, argumentó que “Turull sigue, por prescripción médica, un tratamiento obligatorio para superar las apneas, por lo que debe dormir todas las noches con un aparato de oxígeno”. El abogado advirtió al juez que “en caso de estar privado de dicho aparato, podría sufrir un daño irreparable en su salud”.

Puigdemont se suma: "Las huelgas de hambre son decisiones muy serias"

Carles Puigdemont también quiso decir la suya: "Agradecemos el gesto al que se suman Rull y Forn", afirmó el líder huido desde la "casa de la república", su domicilio en Waterloo.

"Las huelgas de hambre son decisiones muy serias y tienen que estar muy meditadas", añadió el expresidente catalán, acompañado del presidente del Parlament, Roger Torrent, quien explicó que "en Cataluña hay un gran consenso que tiene que ver con la liberación de los presos".  

El TC advirtió del "intento de presión"

A este respecto, el Tribunal Constitucional (TC) advirtió el sábado de que la huelga de hambre que iniciaron Sànchez y Turull es un intento de presión para que el pleno acelere sus plazos de respuesta a los recursos interpuestos por los líderes independentistas encarcelados.

No obstante, el alto tribunal explicó esta tarde que tramitará los últimos escritos presentados por los exconsellers y el expresidente de la ANC. Está previsto que revise la situación de prisión provisional y la suspensión como parlamentarios, a la vez que estudia el fondo de los diferentes recursos presentados contra el Supremo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad