Torra, durante un debate en el Parlament. Foto: EFE/QG
stop

PP, PSC y los comunes intentan empujar a Torra a una cuestión de confianza o, en su defecto, a convocar elecciones

Barcelona, 03 de marzo de 2019 (17:02 CET)

Quim Torra eligió la misma ruta que tomó Pedro Sánchez en su recta final. El president activó esta semana la presentación de los presupuestos a sabiendas de que no tiene apoyos para aprobarlos. De igual manera que le sucedió al presidente del Gobierno, el portazo a las cuentas de la Generalitat despierta al duende del adelanto electoral.

Pero si, como parece, Torra quiere pasar aunque sea el verano en la plaza Sant Jaume, al entender que posiblemente será el último, es previsible que una negativa a convocar elecciones no sea suficiente para sacudirle de una cruel circunstancia: nadie quiere cargar con la responsabilidad de que no se aprueben los presupuestos.

Si el presidente del Govern no quiere convocar elecciones (menos de diez meses después de tomar posesión), la alternativa es que se someta a una cuestión de confianza. La oposición así lo ha manifestado esta semana y, este domingo, el líder del PSC fue tajante: o elecciones o cuestión de confianza, exigió Miquel Iceta a Torra.

"Lo demás es querer aferrarse a la silla, sin proyecto, sin rumbo, con división y enfrentamiento entre ellos; es una pérdida de tiempo y energías y, por lo tanto, es perjudicar los intereses de Cataluña", agregó en declaraciones en el Día de Andalucía en Terrassa. Iceta afirmó que, si un Gobierno no es capaz de aprobar las cuentas, "tiene solo dos salidas".

Si la decisión recayera en manos del líder de los socialistas catalanes, y no en las de Torra, ya habría una decisión meridiana a la disyuntiva: "Debería convocar elecciones cuanto antes, porque está claro que no son capaces de gobernar. Cataluña necesita un buen Gobierno y ellos no son capaces de proporcionarlo", manifestó Iceta.

PSC, PP y los comunes, a Torra: elecciones o cuestión de confianza

Desde antes del debate de los presupuestos de Torra, el PSC ya había avisado al presidente de la Generalitat que, sin presupuestos, exigiría una cuestión de confianza. "“Tenemos un presidente virtual, un Govern virtual y ahora también unos presupuestos virtuales”, dijo el miércoles la responsable económica de la formación, Alícia Romero.

Catalunya en Comú, que dio el último portazo para dejar vacíos de apoyos los presupuestos de Torra, también ha traído a la mesa la cuestión de confianza. La líder de la formación en el Parlament, Jéssica Albiach, reclamó a Torra que se someta a la cuestión de confianza porque el Govern es "incapaz de sacar adelante los presupuestos" y va "sin rumbo".

El PP catalán también presiona a Torra. El líder del partido, Alejandro Fernández, pidió al president de la Generalitat convocar elecciones o someterse a la cuestión de confianza por la falta de apoyos. "Queda una tercera opción, que es una moción de censura, que nosotros apoyaríamos encantados de la vida si lo consideran", dijo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad