Rajoy busca a la desesperada respaldo internacional

stop

Contacta con EEUU, Francia y Alemania para atajar el ataque a la deuda

23 de julio de 2012 (16:22 CET)

El Gobierno ha desplegado una amplia ofensiva diplomática para frenar el acoso a la deuda española --que este lunes ha vuelto a marcar un nuevo récord al alcanzar los 640 puntos--, que incluye contactos con Estados Unidos, Francia y Alemania por parte de la Oficina Económica del Gobierno.

El Ejecutivo quiere dejar claro en esas conversaciones que están haciendo sus deberes y cumpliendo a nivel interno, pero que en este momento es el BCE el que debe implicarse y propiciar estabilidad, porque es insostenible que el país siga financiándose al 7%.

Este mensaje, que el Gobierno ha repetido por doquier en los últimos días, choca con las declaraciones del presidente de la entidad, Mariano Dragui, que este mismo fin de semana ha dicho que el BCE "no resolverá los problemas financieros de los Estados".

De Guindos, a Alemania

En este escenario con la prima de riesgo desbocada, el Ejecutivo de Rajoy está desplegando toda su capacidad diplomática para recabar apoyos e intentar frenar este ataque a la deuda española.

Esa intensa ofensiva ya comenzó este mismo fin de semana en Palma de Mallorca con el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, durante la IV Reunión del Grupo de Reflexión sobre el futuro de Europa, en la que participaban 11 ministros de la UE.

En ese encuentro, Margallo se atrevió a calificar de "clandestino" al BCE por "no estar haciendo nada" para "apagar el incendio de la deuda pública", razón por el que apostó por una UE "más federal y solidaria" con un Banco Central "mucho más fuerte". Además, criticó a "algunos especuladores que quieren trasladar una mala imagen de España para hacer dinero".

En esta ofensiva diplomática enmarca también el Gobierno el viaje que realizará mañana a Franckfurt el ministro de Economía, Luis de Guindos, donde se entrevistará con el ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schauble.

Asimismo, en esta tarea está también la Oficina Económica de Moncloa que depende directamente del presidente del Gobierno. Esta oficina, que dirige Álvaro Nadal, ha intensificado contactos con los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Alemania.

Rajoy, con Monti

Además, el Gobierno ya está volcado en el encuentro que el próximo 2 de agosto celebrarán en Madrid Rajoy y el primer ministro italiano, Mariano Monti, una cita a la que Moncloa concede una gran importancia y en la que tiene puestas grandes esperanzas.

Esa entrevista servirá para analizar el impacto de los mercados en ambas economías y pedir "agilidad" a los últimos acuerdos alcanzados a niveles europeos para contener la presión sobre sus deudas públicas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad