Rajoy buscará un Gobierno "estable" con el PSOE, C's o con ambos

stop

El presidente recuerda que no se podrá reformar la Constitución sin el consenso del PP y adelanta que intentará volver a liderar el partido

Mariano Rajoy en una imagen tras las elecciones del 20D

en Barcelona, 21 de diciembre de 2015 (21:02 CET)

Mariano Rajoy se propone buscar consensos para constituir un Gobierno "estable". El presidente en funciones liderará los pactos postelectorales después de que su partido ganase los comicios del domingo, aunque sólo con 123 escaños muy lejos de los 176 que configuran la mayoría absoluta en el Congreso.

Es a Rajoy a quien le toca mover ficha y en eso están de acuerdo el resto de partidos. Lo que no queda tan claro es cómo se articularán esas negociaciones de cara a lograr un pacto estable de gobernabilidad. El presidente no ha querido citar a ningún partido de forma expresa en su intervención ante la prensa.

Un pacto con Ciudadanos, lejos de la mayoría

Pero a nadie se le escapa que será al PSOE y a Ciudadanos a quien tirará los tejos, pues ha dejado claro que sus posibles futuros socios han de cumplir unos requisitos: defender el orden constitucional, la unidad de España, su soberanía, la igualdad de todos los españoles, el cumplimiento de la ley, respetar los acuerdos con Europa y comprometerse en la lucha contra el terrorismo.   

Socialistas y ciudadanos comparten esos principios, pero los acuerdos no serán fáciles. Es posible que los de Albert Rivera se avengan a pactar con el PP, pero sólo cuentan con 40 escaños. La suma de ambos partidos se quedaría en 163 diputados, lejos de los 176 de la mayoría absoluta, lo que restaría cualquier rasgo de la pretendida estabilidad a ese Gobierno.

Dificultad política para un acuerdo con el PSOE

Un pacto entre PP y PSOE sería mucho más cómodo porque los socialistas de Pedro Sánchez han logrado 90 diputados. Pero es un acuerdo que entraña mucha más dificultad política. Si el PSOE pacta con los populares puede verse fagocitado por esa alianza y eso es lo que menos le conviene a un partido, en otros tiempos hegemónico en la izquierda española, hoy en horas bajas tras haber registrado el peor resultado de su historia electoral.

En estas circunstancias, el PSOE ya ha avanzado este lunes por la mañana que votará "no" a la investidura de Rajoy. Si el presidente en funciones tira la toalla al no lograr ningún pacto, el PSOE podría tratar de formar un Gobierno alternativo con Podemos, IU y algunos partidos nacionalistas.

Referéndum en Cataluña

Pero esa posible alianza también será muy compleja, porque la condición sería la celebración de un referéndum independentista en Cataluña y los socialistas no pueden permitirse dar ese paso que iría en contra de la voluntad de sus votantes de Andalucía y Extremadura, las dos únicas comunidades donde han ganado las elecciones del domingo.

Además, las posibilidades para acordar desde Madrid la celebración de una consulta autorizada en Cataluña siguen siendo nulas. La reforma de la Constitución, que el Podemos de Pablo Iglesias quiere impulsar, sería un inevitable paso previo. Para ello se necesita una mayoría cualificada y, tal y como ha quedado distribuido el Congreso, el PP tendría la última palabra.

Se presentará a la reelección

Rajoy lo ha dejado muy claro en la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión postelectoral del Comité Ejecutivo de su partido: "No puede reformarse la Constitución sin el apoyo del PP, lo que es una noticia reconfortante para todos los españoles" ha señalado.

También ha reconocido que el presidente de honor del PP, José María Aznar, que ha participado en ese Comité Ejecutivo, ha pedido la celebración de un Congreso abierto del PP. Rajoy ha restado importancia a esa petición. Ha señalado que, de hecho, ya toca celebrar un Congreso y ha anunciado que se presentará para tratar de ser reelegido como presidente de la formación.   

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad