Rajoy congelará el sueldo a los funcionarios y aprobará los primeros recortes el viernes

stop

PRIMERAS MEDIDAS

26 de diciembre de 2011 (12:20 CET)

La actividad en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas es frenética a pesar de que el país funciona a medio fuelle. El titular de la cartera, Cristobal Montoro, trabaja contra reloj para cerrar, antes del jueves, la propuesta a elevar al Consejo de Ministros con los primeros recortes de la era Rajoy, entre los que se incluyen mantener congelados los sueldos públicos.

Montoro está analizando, entró en materia el pasado viernes, las cuentas heredadas del gobierno socialista para decidir qué partidas son susceptibles de recortar y cuáles se congelarán. La revalorización de las pensiones a las actuales tasas de IPC es el único incremento de gasto que habrá en 2012, según avanzó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su debate de investidura. “Todas las demás políticas son susceptibles de reducirse”, dijo.

Aunque este viernes se aprobarán los primeros recortes y la prórroga de los presupuestos de 2011, se espera que el grueso de las medidas de contención del gasto se apliquen en marzo, cuando se voten los presupuestos de 2012. El objetivo es ahorrar 16.500 millones para reducir el déficit al 4,4% del PIB y cumplir así con los compromisos adquiridos con la Unión Europea.

Menos cargos de confianza

Alargar la vigencia de las actuales cuentas del Estado, las últimas de José Luis Rodríguez Zapatero, ya conlleva medidas de ahorro. Por ejemplo, los salarios de los funcionarios se mantendrán congelados, si no se decide lo contrario modificando o bien omitiendo la letra de los presupuestos generales aún vigentes. La medida afectaría a 600.000 empleados. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no aclaró la postura respecto a este capítulo.

Para este apartado y con más de la mitad de la nueva estructura ministerial por configurar, Santamaría sólo aseguró que los niveles organizativos pendientes de nombramiento así como el número de personal eventual --habitualmente conocido como de confianza-- por contratar será sensiblemente inferior al que han promovido anteriores Ejecutivos
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad