Rajoy sube impuestos y recorta 8.900 millones para frenar un déficit “sustancialmente superior” al previsto

stop

MEDIDAS DE CHOQUE

De izquierda a derecha: Luis de Guindos, Soraya Sánez de Santamaría, Cristobal Montoro y Fátima Báñez

30 de diciembre de 2011 (15:52 CET)

El presidente Mariano Rajoy debuta con un primer paquete de medidas para la contención del gasto público y que, al mismo tiempo, estimulará la maquinaria recaudatoria del Estado, según ha anunciado la vicepresidenta y portavoz, Soraya Saénz de Satamaría. 

La meta del Gobierno es combatir un déficit “sustancialmente superior” al esperado, disparado hasta el 8% del Producto Interior Bruto (PIB). Los nuevos cálculos corrigen las previsiones del anterior ejecutivo en dos puntos.

Ante este escenario económico, el Gobierno ha aprobado el real decreto que incluye el acuerdo de no disponibilidad presupuestaria valorado en 8.900 millones de euros, que afecta a todos los ministerios. Rajoy anunció que recortaría 16.500 millones en 2012 durante la investidura.

En el capítulo de ingresos, decreta la subida temporal de impuestos a las personas físicas, tanto de renta como de patrimonio. El nuevo escenario fiscal se extenderá en los próximos dos ejercicios: 2012 y 2013.

El Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, ha remarcado que el recorte presupuestario, “el mayor ajuste de la historia española”, es creíble. Afecta a todos los departamentos y acota las subvenciones.

El ejecutivo suprime prácticamente el 19% de sus organismos y pasa la tijera a las aportaciones en todos los ámbitos. De media, las ayudas públicas a partidos políticos, sindicatos, patronales y otros agentes sociales caen un 20%.

Uno de los mayores afectados por las tijeras de Rajoy es el Ministerio de Fomento. La disponibilidad para infraestructuras cae en 1.650 millones de euros. Educación y Cultura soportarán un recorte de 485 millones. Administraciones públicas dispondrá de 400 millones menos.

La renta sube en 3,5 puntos

La situación “excepcional”, palabra que se ha pronunciado decenas de veces durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, requiere esfuerzos en forma de recargo impositivos temporales, según Santamaría.

El impuesto de la renta (IRPF) subirá de media 3,5 puntos, aunque se ha diseñado una escala que penaliza los mayores ingresos. El sueldo más común en España (16.000 euros al año) tributará alrededor del 2% más: una media de 53 euros al año.

El nuevo escalado parte del 0%, aplicable a rendimientos inferiores a 9.500 euros por año, hasta el 7%, aplicable a las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros por año. En este tramo, habrá contribuyentes que deberán liquidar hasta 22.000 euros más por ejercicio hasta 2013.

Además, subirá el impuesto de bienes inmuebles (IBI) a las viviendas que estén por encima del valor medio tomando por referencia catastro de cada municipio y prorrogará el IVA superreducido (4%) para adquisición de vivienda habitual y con un precio máximo para intentar reactivar el sector.

Vuelve la desgravación por vivienda

Por último, vuelve una de las medidas estrella de José María Aznar. El Gobierno de Rajoy ha recuperado la desgravación por compra de vivienda habitual para todas las rentas con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2011, según Santamaría.

Rajoy también centrará los esfuerzos en combatir el fraude fiscal. De hecho, una de las pocas excepciones en lo referido a la tasa de reposición de funcionarios es en el cuerpo de inspectores de Hacienda y de Trabajo. Este grupo se verá reforzado presupuestáriamente con más personal y recursos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad