Rajoy trata a Sánchez de principiante el día de su estreno

stop

DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Mariano Rajoy en el debate del Estado de la Nación.

Madrid , 24 de febrero de 2015 (17:31 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha tratado de minusvalorar al líder de la oposición, Pedro Sánchez, el día de su estreno en el debate del estado de la nación. El político conservador ha aludido varias veces al "nivel bajo" de su contricante, a quien prácticamente no ha contestado.

El presidente traía el discurso escrito desde la Moncloa con alusiones a la corrupción, a las dificultades del PSOE en Andalucía y Madrid, y a la herencia recibida. Tres años después de haber llegado a la presidencia del Gobierno, el dirigente popular sigue centrando su discurso político frente al PSOE en la gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

"No ha dado la talla, ni de lejos, para ser presidente del Gobierno de este país. No sé qué le preocupa más: si el señor Iglesias o la señora Díaz", espetó Rajoy a Sánchez ante las risas de éste. El discurso de réplica de Rajoy ha estado plagado de este tipo de alusiones.

Intervención "patética"

A pesar de que él mismo llevaba el discurso escrito, Rajoy ha acusado a Sánchez de no responder a su primera intervención, sino de replicar en función de otras cuestiones. "Usted está preocupado por lo que dicen de mí los estudios de opinión y a mí también me preocupa mucho el lugar a dónde usted está llevando al partido socialista", dijo el presidente del Gobierno.

Rajoy también le ha pedido propuestas concretas para el Gobierno de España y no discursos preparados. "Me tomo a usted más en serio que muchos de los suyos, y trabajo me cuesta", respondió Rajoy. "Ha sido patético", remató.

El presidente del Gobierno apenas dedicó unos segundos para responder a la propuesta socialista de reformar la constitución, y lo hizo para repetir que no es el asunto más urgente que debe afrontar el país.

Sánchez defiende su honestidad


En su primera réplica criticada por Rajoy, Pedro Sánchez defendió su honestidad personal después de que Mariano Rajoy sacara a relucir los casos de corrupción en las filas contrarias.

"Me habla usted de corrupción, señor Rajoy. De usted, lecciones sobre corrupción, ni una. Yo soy un político limpio. En cambio, su nombre siempre estará ligado al de Bárcenas", dijo contundente y enérgico Pedro Sánchez después de que Mariano Rajoy asegurara que el partido socialista podía dar pocas lecciones de honestidad tras los casos de corrupción en Andalucía. Sánchez recordó a Rajoy que Luis Bárcenas, había sido gerente, tesorero y senador por el Partido Popular.

La "propaganda de Rajoy"

Sánchez también reprochó a Mariano Rajoy que haya llevado al parlamento "la propaganda" pero no la razón. "Están tan lejos de la razón que a quienes les llevan la contraria les descalifican o los desprecian", dijo Sánchez.

El líder socialista acusó a Rajoy de haber perdido el pulso de la calle y de usar un "tono displicente" para descalificar al adversario político, mientras guarda silencio con las caídas políticas del gobierno como las protagonizadas por Gallardón y Mato. Sánchez remató su intervención diciendo que Rajoy se escondía detrás de sus ministros o de una pantalla de plasma.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad