Rengel ataca a Luis Del Olmo al revelar sus ''tejemanejes''

stop

El periodista se queda sin saber cómo se gastaron los 14,4 millones de euros que supuestamente le quitaron de las cuentas de sus empresas

Josep Maria Casas

Luis del Olmo y su esposa se dirigen a la Audiencia de Barcelona en la primera jornada del juicio, celebrado el pasado diciembre. / TONI ALBIR / EFE
Luis del Olmo y su esposa se dirigen a la Audiencia de Barcelona en la primera jornada del juicio, celebrado el pasado diciembre. / TONI ALBIR / EFE

Barcelona, 22 de diciembre de 2016 (19:34 CET)

El juicio contra Rogelio Rengel, el exadministrador de las empresas de Luis del Olmo, ha quedado visto para sentencia sin que se haya aclarado dónde fue a parar el dinero. Mario Pascual Vives, abogado de la familia de Del Olmo y que también lo es de Iñaki Urdangarin, reprochó a Rengel que, durante los cinco años que duró la instrucción y los cuatro días del juicio, no precisara que ha hecho con los supuestos 14,4 millones de euros que se apropió de las cuentas del periodista. "¿Dónde ha ido a parar el dinero?", le inquirió en su última intervención.  

Rengel siempre ha mantenido que el dinero se lo gastó en pagar las nóminas de Don Balón, la revista deportiva que editó hasta que fue detenido en 2011. No obstante, no aportó justificantes de los pagos.  

El abogado Mario Pascual Vives subrayó que el acusado nunca ha justificado el destino del dinero que se apropió de sus amigos y familiares, con el que creó "una caja B" para su personal uso y disfrute. Luis del Olmo no se dio cuenta. Ni tan sólo la Agencia Tributaria, que practicó una inspección a las empresas del periodista sin detectar que le estaban quitando los ahorros.

Incluso se falsearon las transferencias a Luis del Olmo 

La acusación apuntó que Rengel incluso falseó los pagos destinados a Luis del Olmo. Según la contabilidad, el periodista recibió para sus gastos 2,8 millones de euros en cinco años, cuando en su cuenta personal tan sólo se registraron ingresos por un importe de 1,6 millones. Se esfumaron 1,2 millones.  

Rengel tan sólo reconoce que desvió poco más de 3 millones de euros. En el alegato final, su abogado defensor argumentó que Luis del Olmo le "ayudó a sostener" la revista Don Balón en "contraprestación" por la labor que realizaba como administrador de sus empresas. El periodista siempre lo ha negado.  

El abogado de Rengel insistió en que Luis del Olmo se prestó a sustentar la revista por la relación de amistad que mantenían. Incluso afirmó que "los tejemanejes entre ambos eran una práctica habitual y extendida".

Rengel ataca a su viejo amigo 

Como ejemplo de estos "tejemanejes", el abogado defensor reiteró que, a petición de Luis del Olmo, Rengel figuraba como accionista único de Vocablo SL, la matriz de Gestión de Control de Ondas SL, sociedad destinada a la gestión de licencias de radio. El propietario real era Del Olmo, pero a este no le interesaba aparecen como tal, según el abogado de Rengel.  

El abogado de Rengel basó su defensa en que la familia del Olmo supuestamente tenía conocimiento de lo que estaba sucediendo. Indicó que cuando se detuvo a su cliente en agosto de 2011, Rengel negociaba la venta de Don Balón al grupo Panini, una operación que, de haberse cerrado, le habría reportado "liquidez" para reparar en parte el agujero causado a las cuentas de la familia de Del Olmo. La revista se declaró en concurso de acreedores y cerró.  

Las partes discrepan sobre el importe supuestamente defraudado. La acusación lo cifra en 14,4 millones de euros, mientras que la defensa lo rebaja a poco más de 3 millones porque considera que atribuyen al acusado "apropiaciones indebidas que no realizó".

La acusación pide 20 años y la defensa, tan sólo un año y medio  

La Fiscalía mantuvo la petición de 12 años y medio de cárcel para Rengel por los presuntos delitos de apropiación indebida, falseamiento de cuentas y alzamiento de bienes. La acusación particular elevó las penas a cerca de 20 años. Para la defensa, Rengel tan sólo ha incurrido en "meros ilícitos" castigados con un año y seis meses de cárcel, una pena que no supondría su ingreso en prisión.    

El abogado de la familia de Del Olmo también se querelló contra Francisco López Ascensio, mano derecha de Rengel en su gestoría y contable de Don Balón. La Fiscalía no presentó cargos en contra de él por considerar que no se ha demostrado su colaboración ni que hubiera sacado provecho económico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad