Javier Palau, director gerente del departamento de salud de La Ribera. Palau acusa a la consejería de sanidad valenciana de “sectarismo” por su empecinamiento en acabar con el modelo Alzira. /RIBERA SALUD

Ribera Salud entrega el hospital de Alzira con excelentes indicadores

stop

Ribera Salud entrega el hospital de Alzira al gobierno de Ximo Puig con indicadores que superan la media de los hospitales públicos valencianos

Economía Digital

Javier Palau, director gerente del departamento de salud de La Ribera. Palau acusa a la consejería de sanidad valenciana de “sectarismo” por su empecinamiento en acabar con el modelo Alzira. /RIBERA SALUD

28 de marzo de 2018 (19:53 CET)

La empresa Ribera Salud entregará este 1 de abril a la Generalitat Valenciana la gestión del departamento de salud de La Ribera, que incluye el hospital de Alzira, con excelentes indicadores asistenciales, de calidad y de promoción de la salud. Así lo ha puesto de manifiesto este miércoles Javier Palau, director gerente del departamento de salud de La Ribera, que presta atención a cerca de 250.000 pacientes.

Ribera Salud entrega el hospital de Alzira, así como su área básica de salud, al gobierno de Ximo Puig una vez ha finalizado el contrato. La concesión administrativa se ha prolongado durante veinte años. Alzira dio nombre a un exitoso modelo de gestión privada de hospitales públicos.

Palau desgranó indicadores recogidos por Alumbra, la base de datos de la consejería de Salud que lidera Carmen Montón, y de la Sindicatura de Cuentas que ponen en evidencia que el hospital de Alzira es uno de los mejores de la Comunidad Valenciana.

Ribera Salud: Ximo Puig rompe las reglas de colaboración entre empresas y administración

Ribera Salud deja el hospital de Alzira con una demora quirúrgica media para sus pacientes de 1,4 meses menos que en el resto de centros hospitalarios de esta autonomía. Especialidades como la cirugía pediátrica, la torácica y la cardiovascular cuentan con demoras inferiores a los 25 días. Sus usuarios deben esperar 15 días menos de media que el resto de valencianos para obtener una primera consulta con el médico especialista.

Estos datos “evidencian” que al decisión de no prorrogar el contrato a Ribera Salud ha sido tomada por la consejería de Carmen Montón sin tener en cuenta “ningún criterio técnico y sólo fundamentada en el sectarismo”, afirmó Palau. Este directivo entiende que el gobierno valenciano “ha roto las reglas básicas de colaboración entre empresas y administración porque afianza la idea de que no importa cómo se hagan las cosas”. El gobierno de Ximo Puig puso la proa contra el modelo Alzira desde el inicio de legislatura.

Por lo que se refiere a la atención primaria del área de La Ribera, los registros también superan los de la media de la Comunidad Valenciana. Por ejemplo, aventajan en más de quince puntos al resto de centros valencianos en el control de pacientes hipertensos y en más de nueve en el control de los diabéticos, tal como recoge el último informe Alumbra.

Hemeroteca

Gestión Sanitaria
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad