Rita Barberá muere de infarto en plena investigación judicial por blanqueo

stop

Rajoy afirma que se encuentra ''enormemente apenado'' por el fallecimiento; polémica política tras la negativa de Podemos a participar en el minuto de silencio del Congreso

Economía Digital, con información de EFE

Rita Barberá, a su llegada al Supremo. EFE/Emilio Naranjo
Rita Barberá, a su llegada al Supremo. EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 23 de noviembre de 2016 (08:53 CET)

La senadora del Partido Popular (PP) y ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, falleció este martes tras sufrir un infarto en un céntrico hotel de Madrid. Los facultativos de urgencias intentaron reanimarla en la habitación pero, tras media hora de intervención, sólo puedieron confirmar la muerte. La autopsia certifica la defunción por infarto.

El ministro del interior, Juan Ignacio Zoido (PP), fue el primer política en desplazarse hasta el lugar de los hechos. La noticia se confirmó minutos antes de que empezara la sesión de control. El ex presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada (PP), afirmó: "Conocía a Barberá desde que éramos niños en Valencia. Es una mujer que ha sufrido una cacería".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP),  lamentó el repentino fallecimiento y trasmitió a su familia el pesar de la dirección del partido. "Estoy enormemente apenado", dijo, y remarcó que Barberá dedicó "toda su vida al Partido Popular y a Valencia", donde fue alcaldesa durante 24 años.



Dos días después de declarar


El fatal desenlace se produce en plena investigación judicial a la senadora por blanqueo. Barberá declaró el pasado lunes en el Tribunal Supremo y negó cualquier responsabilidad en el supuesto lavado de capitales cometido por el grupo municipal del PP en el consistorio que ella presidió durante 24 años. 

La ex alcaldesa se limitó a reconocer que entregó 1.000 euros al partido en concepto de donación pero negó que le fueran devueltos en dos billetes de 500 euros. Barberá fue citada a declarar por el magistrado Cándido Conde-Pumpido el pasado 13 de septiembre. Un día después, el PP la forzó a darse de baja del partido tras 40 años de militancia.

Pese a la presión de su formación y de toda la oposición, mantuvo su acta de senadora, lo que le permitió mantener el aforamiento ante el Supremo y desmarcarse del resto de imputados. Barberá fue alcaldesa de Valencia de 1991 a 2015, además de diputada en las Cortes Valencianas entre 1983 y 2015. Desde el año pasado era senadora por designación autonómica.

La polémica política del día la protagonizó, de nuevo, Podemos. La formación se negó a participar en el minuto de silencio del Congreso de los Diputados. La orden de Pablo Iglesias fue ignorada, sin embargo, por Compromís, sus aliados valencianos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad