Sánchez coge el desafío catalán por los 'cuernos' e insta ya a Rajoy a reformar la Constitución

stop

TRAS EL 9N

 Iceta y Sánchez, en la sede del PSC./ED

10 de noviembre de 2014 (14:58 CET)

Horas después del desenlace del proceso participativo en Cataluña, con casi 2.300.000 votos, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha presentado en Barcelona para participar en la ejecutiva del PSC. Sánchez, que desea ser percibido como el único dirigente político que planta cara a Mariano Rajoy con un programa de reformas posible, a diferencia de Podemos, ha instado al presidente del Gobierno a iniciar ya una reforma de la Constitución que acomode las aspiraciones “nacionales” de Cataluña.

Ha querido coger por los cuernos el toro que representa la situación catalana, sabedor del reto que significa.

La música sigue siendo la misma. Los socialistas del conjunto de España, ahora con Pedro Sánchez como secretario general, insisten en que no plantean lo mismo que el PP, y que rechazan el “inmovilismo de Rajoy”, al que le exigen que "deje de ampararse sólo en los tribunales".

Pero los efectos prácticos de esa posición son aún poco convincentes. Sánchez, acompañado del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha aceptado el envite y se ha mostrado dispuesto a “comenzar un nuevo tiempo político”. ¿Pero cómo?

Referéndum constitucional en Cataluña

Pedro Sánchez y Miquel Iceta han llegado a un planteamiento conjunto, pese a las iniciales diferencias que presentaban los socialistas catalanes. El PSC estaría dispuesto a sumarse a un referéndum legal y acordado entre el Gobierno español y el catalán, pero su objetivo, como el del PSOE, es distinto al del Govern.

Iceta lo ha dejado claro ante Sánchez. “El objetivo es que los catalanes y el conjunto de los españoles puedan pronunciarse sobre un acuerdo, que pasaría por una reforma de la Constitución”. Ese referéndum, en realidad, lo marcaría todo, porque podría suceder, como ha apuntado Iceta, que en Cataluña no se avalara. “En ese caso, el problema sería muy grave”, ha sentenciado

Voluntad política antes de las elecciones

El PSOE sigue ese guión. “No esperaremos a Rajoy si mantiene su inmovilismo”, ha señalado Pedro Sánchez. ¿Pero hasta cuándo se esperará al presidente del Gobierno? Iceta ha resuelto, de nuevo, la incógnita. “Rajoy es presidente del Gobierno, tiene mayoría absoluta, y está en sus manos iniciar ese reforma, pero si no quiere, habrá elecciones generales, y trataremos de ganarle en las urnas”.

Ese es el plazo, el año que queda por delante de legislatura. “Hay tiempo, ese no es el problema, lo que debe haber es voluntad política”, ha afirmado Sánchez.

La música se mantiene, sí, pero, ¿y la letra? Iceta y Sánchez han reiterado que la reforma de la Constitución se debe acometer para solucionar muchas cuestiones tras 35 años de democracia, pero que una de ellas es Cataluña. Y para Cataluña se abordaría la inclusión de su condición de nación, el principio de ordinalidad sobre la financiación autonómica y un blindaje de sus competencias.

La sombra de Podemos

Sánchez no ha evitado mostrar el temor del PSOE. Lo ha hecho al reivindicar que los socialistas son “el único partido que puede arreglar las cosas, porque hay soluciones”. El PSOE “es, de nuevo, el partido del cambio –emulando el lema del PSOE de Felipe González-- el único que se plantea cambiar las cosas”, ha asegurado Sánchez, muy consciente de que Podemos le pisa los talones.

En cualquier caso, ha querido afrontar el mayor problema de la política española desde Barcelona, y ha reclamado a Rajoy que se mueva ya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad