Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados este miércoles.

Sánchez e Iglesias se contradicen sobre la subida de impuestos

stop

El presidente pide "amoldar" la reforma fiscal al contexto económico y el vicepresidente apuesta por revisar "al alza" el acuerdo de PSOE y Podemos

Barcelona, 07 de septiembre de 2020 (13:20 CET)

Pedro Sánchez apuesta por la moderación en materia fiscal, mientras que Pablo Iglesias aboga por una política de máximos en este sentido. Las contradicciones del Gobierno de coalición en torno a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado no dejan de salir a la luz, con discursos totalmente enfrentados por parte del PSOE y Unidas Podemos con respecto a la subida de impuestos.

El jefe del Ejecutivo ha hecho suyo el mensaje de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que la semana pasada avisó que habría que "modular" la reforma fiscal del acuerdo programático de la coalición para buscar el apoyo de otros partidos, en especial el de Ciudadanos. Este lunes, Sánchez ha señalado que la política fiscal del Gobierno se tiene que "amoldar" a la situación económica.

"Lo que tenemos que hacer es amoldar nuestros objetivos políticos y económicos, como es por ejemplo una reforma fiscal que necesita nuestro país, a la situación económica. El objetivo en el cortísimo plazo, durante el próximo año, tiene que ser la recuperación económica y la creación de empleo y no dejar a nadie atrás", ha asegurado Sánchez en una entrevista en La 1 de TVE.

Así, el presidente del Gobierno se ha implicado públicamente en el cruce de declaraciones de socialistas y morados a cuenta de las medidas económicas que recogerán las cuentas. Y lo ha hecho apenas unas horas después de que Iglesias, en una entrevista con el diario Público, remase en la dirección contraria, advirtiendo al PSOE de que el acuerdo programático de la coalición "es ley".

"Esa es la ley del Gobierno y no hay nada que pueda entrar a cuestionar este documento por el cual hay un Gobierno de coalición en este país", ha insistido Iglesias, apostillando que la semana pasada el Ejecutivo acordó "condicionar" a ese mismo texto la elaboración de los Presupuestos. PSOE y Podemos también acordaron que los morados colaboren con Montero en el diseño de las cuentas.

Para Iglesias, la pandemia ha puesto fin a la política de la austeridad y de recortes de gasto público que caracterizó la pasada crisis. Ahora, hasta el Fondo Monetario Internacional pide aumentar el gasto, asegura el líder de Podemos, que ve en las ayudas europeas una oportunidad para incurrir en ello e incluso para revisar "al alza" los propósitos que se pusieron los socios de la coalición.

La negociación de los PGE, según Iglesias

Según el vicepresidente segundo, se ha acordado que la negociación de los Presupuestos se hará primero con los partidos que apoyaron la investidura (PNV, Más País, BNG, Teruel Existe y Nueva Canarias), después con los que se abstuvieron (ERC y EH Bildu) y finalmente con los que votaron que no (PP, Vox, Cs, JxCat, CUP, Coalición Canaria, UPN, PRC y Foro Asturias).

Este orden dejaría a Cs, no en un segundo plano, sino en un tercer plano. Pese a que Sánchez priorizó la reunión con Inés Arrimadas por encima de Gabriel Rufián, Podemos ha presionado para "cuidar" al bloque de la investidura y conseguir primero los apoyos de socios como el PNV, ERC y EH Bildu. Sobre un acuerdo con Cs, Iglesias ha sido tajante: "Creo que es muy, muy difícil".

En todo caso, antes de llegar a escenario PSOE y Podemos deben llegar a un acuerdo con respecto al anteproyecto de los PGE. Después, ambos negociarán con los grupos, según Iglesias en el orden citado. Y avisa otra vez, en alusión a Cs: "Parece muy complicado" que el Gobierno "pueda ponerse de acuerdo" con formaciones que gobiernan "en la dirección contraria".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad