Sánchez e Iglesias presentarán los Presupuestos en un acto conjunto el martes

El llamado 'bloque de investidura' teme unas cuentas "ya cocinadas" sin apenas posibilidad de negociación

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ultiman un acto conjunto para presentar el borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) el próximo martes. Fuentes del Gobierno informan que, a falta de unos flecos, todo está listo para que ambos mandatarios presenten al resto de grupos el borrador, que seguidamente será aprobado el mismo martes en el Consejo de Ministros. 

El Gobierno busca enmendar todo el tiempo que PSOE y Podemos han dedicado para conformar el borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en las negociaciones con el resto de grupos. Tras el acto en conjunto y su aprobación en Consejo de Ministros, no habría tiempo que perder y las cuentas pasarían a la Cámara Baja. De esta manera, las enmiendas que puedan presentar el resto de grupos en la Cámara se harían sobre el proyecto ya aprobado. Lo que ha suscitado malestar entre algunos diputados, que niegan tener margen “con un proyecto ya cocinado”. 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el responsable económico de Unidas Podemos, Nacho Álvarez, se han dado esta semana para cerrar las últimas desavenencias, respecto a la subida de impuestos y regulación de los alquileres, para cerrar el borrador presupuestario y trasladarlo a la mesa de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para su visto final.

El objetivo del Gobierno es aprobar el borrador el próximo martes en Consejo de Ministros. Moncloa estudia realizar una presentación conjunta de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, tal y como avanzó Economía Digital, para transmitir confianza a los socios de investidura y convencer al resto de partidos que se abran a sentarse y negociar. 

Para no perder el tiempo en reuniones con los distintos partidos. El Ejecutivo busca tramitarlos cuanto antes porque con el trámite parlamentario comenzarían a correr los distintos plazos y las cuentas podrían ser aprobadas en el mes de enero. Fuentes de Moncloa, como ya apuntó este medio, sí que sostienen que se podrían prorrogar de nuevo los Presupuestos del popular Cristóbal Montoro hasta que el Gobierno consiguiera aprobar éstos. 

Con el trámite parlamentario ya iniciado, las cuentas se someterían a un debate de las enmiendas a la totalidad que presentarán grupos como Vox, según se espera en la Cámara Baja. Tras este debate, comenzará la negociación de las enmiendas parciales de los distintos grupos, para después trasladar la votación al Senado. 

Críticas por las prisas 

Algunos parlamentarios asumen que “como el Gobierno va tarde, quieren poner plazo a las negociaciones con los grupos para llegar, al menos, a enero”, aseguran. Las fuentes consultadas critican que el Gobierno les ofrezca “un plato ya cocinado y tengamos que aceptarlo con un mínimo de tiempo. Las cosas no se hacen así“, explican. 

Los mismos advierten de que “el Gobierno tiene que reflexionar y asumir que no tiene los apoyos suficientes, así que debe recordar quienes hicieron posible su investidura y darnos un mejor trato”, señalan. 

Por el momento, miembros del gabinete técnico de Hacienda y Economía han mantenido reuniones con Más País, Compromís y Nueva Canarias. Los contactos continuarán esta semana, aunque desde el Gobierno, prefieren no adelantar fechas ni los siguientes partidos en ser llamados. 

Los partidos que ya han sido llamados criticaron abiertamente que en la reunión con los técnicos celebrada la semana pasada en el Congreso de los Diputados, la Administración no facilitase “ningún papel ni cifras” de lo que supondrán los Presupuestos.

Tal y como publicó Economía Digital, desde la formación de Errejón (Más País) y también la de Joan Baldoví (Compromís) explicaron que su voluntad es buena, pero también lamentan que no se haya podido avanzar más porque “faltan cifras y papeles”. Sin embargo y desde el PNV, desvelan que ellos sí que han podido “ver cifras” y estarían estudiando ya su posición respecto a su apoyo a las cuentas. 

Los socios necesarios están demostrado a Sánchez que no se van a callar y desde la tribuna critican la falta de explicaciones del Ejecutivo. La mano tendida de Sánchez a Casado este jueves en la moción de censura de Vox hace recelar a ciertos digientes que esperarán estos días a que el Gobierno “se explique y diga si va a pactar los Presupuestos con el PP”. Un gesto de los socialistas que podría ahuyentar a los socios que apoyaron la investidura.