El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, atiende a la prensa en el ámbito de la ceremonia de firma del Protocolo General de Actuación de Agenda Urbana en el Ayuntamiento de la localidad madrileña de Fuenlabrada.

Ábalos reaparece para librar una guerra con Iglesias tras meses en segunda línea

stop

El ministro de Fomento, en silencio por sus discrepancias con Iglesias, recupera el protagonismo para frenar a Iglesias con la regulación del alquiler

Nuria Val

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, atiende a la prensa en el ámbito de la ceremonia de firma del Protocolo General de Actuación de Agenda Urbana en el Ayuntamiento de la localidad madrileña de Fuenlabrada.

Madrid, 19 de octubre de 2020 (20:50 CET)

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha regresado al primer plano para frenar las intenciones del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, de incorporar la regulación de los precios del alquiler en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Ábalos, que también es secretario de Organización del PSOE, lleva tiempo sin aparecer ante los periodistas, y ha dejado en manos de  la presidenta del partido, Cristina Narbona, gran parte de las explicaciones ante los medios. La paso a una segunda línea contrasta con el protagonismo que había adquirido meses atrás, cuando acudió a apagar buena parte de los incendios del Gobierno.

El ministro, contrario a Iglesias en varias de sus posiciones, se diluyó ante la opinión pública mientras el vicepresidente segundo acaparaba todos los titulares. Las críticas de Iglesias, por ejemplo, contra la Corona generaron malestar dentro del Consejo de Ministros y los problemas de Podemos ante la justicia provocan enormes suspicacias en sectores del PSOE.

Pero el secretario de Organización del PSOE, ha optado por reaparecer este lunes para poner los puntos sobre las íes al vicepresidente, frente a la presión que éste lleva ejerciendo a través de los medios.

Y lo ha hecho a propósito de la ley que regula los alquileres, convertida en una batalla más entre los socios de coalición. Los de Iglesias buscan introducirla en las cuentas públicas para que se apruebe de manera inminente y los socialistas, con Ábalos al frente, prefieren estudiar bien el marco jurídico y esperar a que el mercado recupere la estabilidad, dejando atrás las fluctuaciones que provoca la coronacrisis.

Ábalos para los pies a Iglesias

Según Ábalos, el marco jurídico más apropiado para llevar a cabo esta regulación es la Ley de Vivienda en la que ya está trabajando el Gobierno y su Ministerio, y cuyo anteproyecto ya ha sido llevado a debate público. "Creemos que puede ser el marco jurídico en el que encaje este instrumento. Esta es nuestra visión hoy", recalcó el dirigente socialista.

Fuentes del partido subrayaron que no se va a dar marcha atrás con esta medida y aseguran que cumplirán con lo que está acordado en el acuerdo del Gobierno de coalición. "Ese es un compromiso que tenemos que cumplir. La cuestión es cuándo debemos cumplirlo", reconocen.

Los socialistas explican que respecto a esta norma ya se dio un gran paso con la elaboración del índice de precios de los alquileres que el propio Ábalos presentó en junio.

Iglesias presiona a Sánchez

Por su parte, Iglesias y los dirigentes de Podemos avanzan por su cuenta para que la medida se apruebe cuanto antes. La semana pasada, el vicepresidente segundo, junto a la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, se reunieron con representantes de los sindicatos de inquilinos de Madrid y Cataluña, quienes solicitaron este encuentro "con urgencia" para abordar la regulación del precio de los alquileres ante la crisis provocada por el coronavirus.

El portavoz del Sindicato de Inquilinos de Madrid, Fernando Bardera, declaró a Efe su "satisfacción" tras el citado encuentro y aseguró que Iglesias les manifestó su compromiso para negociar en el seno del Gobierno esta cuestión y poder introducirla en los próximos Presupuestos.

Según ha podido saber Economía Digital, Iglesias ya está trabajando en un borrador de la ley para que incluya, entre otras cuestiones, un límite a los precios de los alquileres y la fórmula legal de cómo se va a materializar.

E Iglesias vuelve a presionar a Sánchez a través de los medios y las redes sociales. El líder de Podemos publicó que la ley catalana que regula los precios del alquiler en 60 municipios "señala el camino a seguir" en el resto de España.

Críticas a la medida de Iglesias

Pero los socialistas estarían estudiando distintas fórmulas debido a las primeras críticas del sector inmobiliario sobre la norma que defiende Iglesias y advierten que podrían lograr el efecto contrario que persiguen.

Desde la patronal que representa a propietarios particulares y a grandes tenedores de pisos, Asval (Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler), señalan que la normativa catalana ya ha tenido sus primeros efectos negativos en los precios.

Según los datos que publica el portal Idealista, se ha producido un repunte en el mes de septiembre del 1%, cuando la tendencia en el último año era de descenso continuado.

Los expertos advierten que la primera consecuencia de este tipo de medidas supondrá el descenso de la oferta de vivienda en alquiler, con la consecuente subida de precios. Además de que podría poner freno a la llegada de capital internacional y producirse un incremento de la economía sumergida.

El Gobierno de coalición se enreda en otro pulso, en este caso sobre la regulación de los precios del alquiler y de si sería conveniente introducir la medida en los Presupuestos o esperar a que se normalice el mercado tras la pandemia. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad