Pedro Sánchez, junto al presidente  de la Generalitat Valencia, el también socialista Ximo Puig. EFE

Sánchez enfría la opción de un 'superdomingo' electoral en mayo

stop

El presidente tranquiliza a los líderes regionales del PSOE , contrarios a que las autonómicas y municipales del 26 de mayo coincidan con las generales

Barcelona, 07 de enero de 2019 (08:58 CET)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tranquilizado a los líderes territoriales del PSOE y ha puesto en el congelador la opción de celebrar elecciones generales el domingo 26 de mayo, coincidiendo con las municipales, europeas y autonómicas, una posibilidad que el propio ejecutivo había deslizado y que había puesto en guardia a los barones socialistas.

Sánchez calmó los ánimos de sus líderes autonómicos en varias reuniones mantenidas con ellos antes de las vacaciones navideñas, en las que les trasladó que, pese a afrontar un año complicado, celebrar las generales en mayo "no es su opción".

Según publica El Mundo citando fuentes de entre esos asistentes a las reuniones, todos ellos salieron de las mismas aliviados y con el compromiso de que podrán disputar los comicions autonómicos sin que se encabalguen con otros a las Cortes.

Globo sonda de Ábalos

Entre los barones autonómicos saltaron las alarmas desde que el ministro de Fomento y secretario de organización del PSOE, José Luís Ábalos, abrió la puerta a mediados de noviembre a celebrar las generales en mayo si el ejecutivo no conseguía aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

Los líderes regionales asumen que, tal y como está la situación política, les va a tocar lidiar en sus respectivas campañas electorales con asuntos que trascienden su competencia, como la situación en Cataluña y la relación del ejecutivo de Sánchez con los independentistas, sin ir más lejos. Y su miedo era a que, en caso de hacerlas coincidir con una campaña a las generales, sus respectivas campañas autonómicas quedaran ya definitivamente contaminadas por la agenda nacional.

Mes y medio después de aquel globo sonda de Ábalos, las expectativas de éxito de Sánchez con las cuentas siguen siendo remotas, porque los independentistas insisten en su negativa incluso a permitir la tramitación de las mismas si no hay una propuesta de lo que ellos llaman "solución política" a la situación en Cataluña, es decir, de referéndum de autodeterminación.

La opción de ir a las urnas en otoño, al alza

Pero, pese a ello, la reacción de los dirigentes territoriales socialistas ha acabado por persuadir a Sánchez, influenciado también por la postura del PNV, con quien el PSOE se comprometió durantes las negociaciones sobre la moción de censura a Mariano Rajoy a consultarles la fecha de un eventual adelanto electoral, según apuntan fuentes de la formación nacionalista. Y el PNV es también contrario al llamado superdomingo, que en el País Vasco no incluiría autonómicas.

La renuncia de Sánchez a hacer coincidir el resto de comicios con los generales para no devaluarlos es una posición compartida también por el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero

Así las cosas, gana enteros la opción de que las generales se celebren en otoño, que es el otro escenario que se planteaban el presidente y su núcleo duro. La cuestión es si, en caso de no poder aprobar los presupuestos, el gobierno aguantaría hasta entonces.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad