Santi Vila, en una imagen en el Palau de la Generalitat. EFE

Santi Vila se presenta como vacuna contra el populismo

stop

Santi Vila, consejero catalán de Cultura, critica el “sobrecalentamiento ideológico” y carga sin mencionarlos contra Ada Colau y Toni Comín

Barcelona, 27 de abril de 2017 (19:53 CET)

Santi Vila está reforzando su perfil más liberal. Ante un forum de políticos y empresarios convocado por la Cambra de Comerç de Barcelona, el consejero de Cultura de la Generalitat ha advertido este jueves de las consecuencias del “sobrecalentamiento ideológico” hacia posiciones de izquierda que vive el debate político catalán.

No abominó del “pulso contra el Estado” por el referéndum de independencia, que animó a mantener, pero si de los vicios de la nueva política. Explicó que los políticos intentan aparentar que son modernos –“incluso van con calcetines de cuadros y medio afeitados”- cuando “esta nueva política es un bluf”. En su opinión, se debe volver a los orígenes y “vacunarse contra el virus del populismo”.

Contra la CUP y los Comuns

Parafraseando al poeta Joan Maragall, abuelo de Pasqual Maragall, Vila subrayó que Cataluña debe ser “la Inglaterra del Sur de Europa”, “la Dinamarca del Mediterraneo”, y en ningún caso Cuba o Venezuela. Así se despachó, sin citarlas, a formaciones como la CUP y los Comuns.

Advirtió que Cataluña está dando una mala imagen ante el mundo, pero no por la cuestión independentista, sino por decisiones como la del Hotel Praktik de Barcelona. Sin citarla, Vila clamó contra la alcaldesa Ada Colau, que ha paralizado la construcción de este hotel pese a tener la licencia concedida. “Debemos ser vistos como un país jurídicamente seguro” y este tipo de decisiones no ayudan, insistió.

También criticó, sin nombrarlo, a su compañero de gobierno Toni Comín cuando abogó por la colaboración público-privada en la sanidad. Dijo que “el modelo de sociedad que queremos necesita que se le defienda” y, como primer ejemplo, mencionó el modelo sanitario en un momento en que Comín ha puesto la proa contra el sector privado.

Carga contra el igualitarismo que propugna la izquierda

Como buen liberal, defendió los sueldos de los altos cargos. Criticó el “igualitarismo” que propugnan las fuerzas de la izquierda alternativa. Puso como ejemplo a Pepe Serra, director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), que cobra un 40% menos que su homólogo del museo del Prado. Recalcó que para competir hay que pagar los sueldos que correspondan.

Santi Vila: el consejero de Cultura recuerda a los empresarios que es un liberal y centrista

Vila evitó postularse como candidato, ya sea para el Ayuntamiento de Barcelona o para la Generalitat, pero procuró dejar muy claro que era un “liberal” y un “centrista”. Precisamente, hizo un alegato de sus posiciones políticos ante un auditorio que contaba con la presencia de numerosos dirigentes tanto de la vieja Convergència como del actual Pdecat. Allí estaba la coordinadora general del nuevo partido, Marta Pascal –aunque abandonó la sala precisamente cuando Vila inició el discurso-, la consejera Meritxell Borràs, así como los históricos Felip Puig (actual presidente del Tranvía de Barcelona), Lluís Recoder, Joana Ortega o Ramon Espadaler.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad