En segundo plano, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez en el juicio al 'procés'. También se ven en la imagen Joaquim Forn, Josep Rull y Raül Romeva. Foto: EFE/EN
stop

La junta de tratamiento de la cárcel de Lledoners aprueba que Cuixart y Sànchez pasen la mayor parte del día fuera de la cárcel y regresen a dormir

Alessandro Solís

Economía Digital

En segundo plano, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez en el juicio al 'procés'. También se ven en la imagen Joaquim Forn, Josep Rull y Raül Romeva. Foto: EFE/EN

Barcelona, 06 de febrero de 2020 (19:10 CET)

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, popularmente conocidos como los Jordis, podrán salir de la cárcel de Lledoners para ir a trabajar y ejercer voluntariado, por lo que durante gran parte de la semana ocuparán el centro penitenciario tan solo para dormir. Así lo ha anunciado este jueves la junta de tratamiento de Lledoners, que para conceder estos nuevos permisos ha optado por un mecanismo que efectivamente deja sin competencias en el asunto al Tribunal Supremo, que condenó a los activistas independentistas a nueve años de prisión.

Sànchez, expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), podrá salir 11 horas a la jornada de prisión tres días laborables por semana para hacer voluntariado. Por su parte, Cuixart –el líder de Òmnium Cultural– amalgamará voluntariado con trabajo, por lo que tendrá permiso para estar fuera de Lledoners cinco días por semana durante nueve horas y media. Solo falta la aprobación del juzgado de vigilancia penitenciaria, ha informado el Departamento de Justicia de la Generalitat en un comunicado.

Cuixart y Sànchez han conseguido estos nuevos permisos sin necesidad de pasar del segundo al tercer grado penitenciario. La junta de tratamiento de la cárcel catalana ha acordado aplicarles el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que dice se podrá proponer "un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los (...) grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado".

El artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario puede ser de uso inmediato pero requiere de la ratificación ulterior del referido juzgado de vigilancia penitenciaria. Y, si bien el Tribunal Supremo no es competente para examinar el caso, la Fiscalía sí que puede recurrirlo, aunque la aplicación de los permisos no se paralizaría en ese escenario sino hasta la resolución judicial. Los Jordis ya han disfrutado de un único permiso de 48 horas y están esperando que se apruebe un segundo permiso de tres días, al que la Fiscalía se opone.

El artículo 100.2 puede ser de uso inmediato, pero la Generalitat no informará de la fecha del inicio de las salidas ni de las empresas ni entidades de destino de Sànchez y Cuixart, dada la obligación de proteger la intimidad de los internos. Cuando la juez de vigilancia penitenciaria resuelva al aplicación del artículo, la última instancia judicial que puede revocarlo o avalarlo es la audiencia provincial de Barcelona. Poco más de 400 internos disfrutan actualmente en Cataluña de la aplicación de estos permisos.

Junqueras y otros presos pedirán más permisos

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez –en ese orden– fueron los primeros presos del procés en disfrutar de permisos penitenciarios; el primero entre el 16 y el 18 de enero, y el segundo entre el 25 y el 27 del mismo mes. Lo consiguieron tras haber cumplido una cuarta parte de la condena a nueve años por sedición que les impuso el Tribunal Supremo. Sus penas son las menores del juicio al procés, y los activistas independentistas fueron los primeros en entrar en prisión preventiva, por lo que es natural que sean los primeros.

Pero la ventana que abre el artículo 100.2 para los Jordis se abre también para la gran mayoría de los presos por el desafío separatista. La aplicación de este artículo no tiene como requisito el cumplimiento de la cuarta parte de la condena. Por ello, otros independentistas encarcelados por la organización del referéndum ilegal del 1-O ya están preparando los papeles necesarios para acreditar labores fuera de Lledoners y así conseguir ellos también los permisos para pasar el menor tiempo posible en la cárcel.

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de cárcel, tiene previsto presentar en las próximas semanas los documentos necesarios. Por su parte, la exconsejera de Trabajo, Dolors Bassa, ya tiene a punto la documentación para flexibilizar su situación penitenciaria. El también exconsejero Raül Romeva (Exteriores) y la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, la entregarán la próxima semana. Los exconsellers Jordi Turull (Presidencia) y Josep Rull (Territorio) no han iniciado todavía el procedimiento y se desconoce si prevén hacerlo en breve.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad