El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Foto: CAMBRA/TWITTER

"Madrid nos adelanta". La Cámara de Barcelona asume la evidencia

stop

La Cámara de Comercio de Barcelona reclama una inversión en infraestructuras en Cataluña de 45.000 millones de euros hasta el 2030

Josep Maria Casas

Economía Digital

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Foto: CAMBRA/TWITTER

Barcelona, 13 de diciembre de 2019 (12:07 CET)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, cargó este vienes contra la falta de inversión del Estado en las infraestructuras de Cataluña y, de paso, contra el “Estado radial” con capital en Madrid que concentra estas inversiones.

Lo hizo en compañía del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, que dirige el independentista Joan Canadell, quien invitó a Torra a clausurar el acto de presentación de un estudio sobre la falta de inversiones en infraestructuras de Cataluña por parte del Estado.

Canadell también ejercició de político tratando de cerrar el paso al apoyo de ERC a Pedro Sánchez. Según el presidente de la Cámara de Barcelona, ningún partido catalán  debería apoyar al nuevo gobierno español si este no reconoce su deuda histórica con Cataluña en materia de infraestructuras y reclamó 45.000 millones de euros hasta 2030. Y fue más allá todavía: aun en el caso de que el próximo gobierno reconociese esta supuesta deuda, Canadell dijo que “no se les puede dar confianza” por sus incumplimientos.

En este punto Canadell admitió que “Madrid nos está adelantando, pero no es por culpa del procés, sino por la falta de inversiones”. Subrayó que Cataluña está por debajo del índice de inversión de la Unión Europea y también de España. A los que “atacan” los independentistas con la advertencia que este proceso les sitúa fuera de Europa, Canadell les dijo que, “a nivel de infraestructuras, ya estamos fuera de Europa y de España”.

Canadell retó al Gobierno de España a transferir esta competencia si no era capaz de hacer frente a las inversiones que necesita Cataluña, pero Torra le corrigió poco después: “no se trata de competencias, sino de soberanía”.

Según Torra, en Cataluña se invirtieron 1.700 millones de euros menos y en Madrid 500 millones más de los presupuestados por el Gobierno central en los últimos cinco años. Subrayó que es el Estado el que ha “desconectado” de Cataluña.

Lo cierto es que Torra se siente como en casa cada vez que interviene en la Cámara de Comercio de Barcelona, que se ha convertido en la punta de lanza de sus planteamientos en los sectores empresariales. Torra y Canadell se centraron en la falta de inversión en las infraestructuras que dependen del Estado.

Petición de 45.000 millones

La Cámara de Comercio de Barcelona reclama una inversión de 45.000 millones de euros en Cataluña hasta el año 2010 para eliminar el déficit en infraestructuras. O sea, una media 4.500 millones de euros anuales.

Como conclusión, la cámara de Canadell reclama al Estado que si no puede ejecutar las inversiones pendientes sin dilación, que transfiera infraestructuras a la Generalitat con los correspondientes “recursos económicos o activos equivalentes”. Así se evitaría una “espiral de promesas presupuestarias incumplidas”.

La reclamación de la Cámara de Barcelona en infraestructuras supone más del doble de la que presentó hace unos días Foment del Treball. Esta patronal, presidida por Josep Sánchez Llibre, exigió a diversas administraciones públicas una inversión adicional de 10.000 millones de euros durante los próximos cinco años. O sea, 2.000 millones de euros anuales.

Según el último estudio de la cámara barcelonesa, el Estado español dejó de ejecutar en Cataluña 8.000 millones de euros en el período de 2001 a 2018. El impacto económico estimado que habría supuesto una inversión de este tipo, en caso de haberse ejecutado, equivaldría al 3,3% del PIB catalán y a la creación de 111.500 puestos de trabajo.

Los argumentos del estudio

Entre los datos del informe de la Cámara de Barcelona, se indica que por Cataluña circula el 15% de los vehículos pesados, aunque solo recibe el 9% de la inversión estatal en carreteras; el 23% del tráfico de pasajeros ferroviarios, con el 13,1% de inversión en ferrocarril; el 20% de los pasajeros de los aeropuertos españoles, con el 10,4% de la inversión; o el 18% del tráfico portuario de mercancías, con el 15,7% de la inversión en puertos.

El Estado dejó de ejecutar más de una cuarta parte de la inversión prevista en infraestructuras en Cataluña que estaba contemplada en sus presupuestos anuales de 2001 a 2018. Solo en un año se cumplió la previsión, que fue cuando el AVE llegó a la frontera francesa.

Cataluña sería la comunidad con más déficit acumulado. Además, los autores del estudio mantienen que ha perdido peso en la distribución territorial de la inversión estatal tras salir de la crisi económica. Según estos datos, Cataluña recibió el 12% de la inversión regionalizada en infraestructuras en el periodo de 2013 a 2018, mientras que entre 2001 y 2012 fue del 16,5%.  El listado de obras prioritarias para Cataluña se estima en 15.200 millones de euros.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad