El consejero de Acción Exterior de la Generalitat, el republicano Alfred Bosch (i), con el presidente Quim Torra (d). /EFE/ Quique García

Torra pone a prueba a la sustituta de Borrell: relanza tres embajadas

stop

El Govern de Quim Torra aprueba los "nuevos decretos" de las delegaciones catalanas en Argentina, México y Túnez

Alessandro Solís

Economía Digital

El consejero de Acción Exterior de la Generalitat, el republicano Alfred Bosch (i), con el presidente Quim Torra (d). /EFE/ Quique García

Barcelona, 15 de enero de 2020 (14:14 CET)

Con la formación del nuevo Gobierno socialista y la salida de Josep Borrell del Ministerio de Asuntos Exteriores –para asumir su nuevo cargo como jefe de la diplomacia europea en Bruselas–, el Govern de Quim Torra vuelve a la carga con las "embajadas catalanas". La Generalitat ha informado este martes de la aprobación de los "nuevos decretos" de las delegaciones del Ejecutivo catalán en Argentina, México y Túnez.

"Las tres delegaciones en el exterior actualizan sus funciones y consolidan así la presencia de Cataluña en la América Latina y en el Magreb", ha añadido el Govern en un tuit. Se trata, precisamente, de las tres "embajadas" que el departamento de Borrell recurrió en 2019. A finales de noviembre, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le dio la razón y confirmó que las delegaciones exceden las competencias de la Generalitat.

El alto tribunal catalán razonó entonces que la puesta en marcha de estas delegaciones puede provocar "interferencias en la política exterior del Estado, perturbando su contenido, y confusión en terceros estados y organizaciones". El Govern hace caso omiso al fallo del TSJC, al igual que en octubre, cuando en medio proceso anunció los nombramientos de estas "embajadas" y avisó a Borrell que "no nos dejaremos cohibir".

Desde esta semana, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación está bajo la dirección de Arancha González Laya, en sustitución de Borrell y como parte de los nuevos nombramientos del Ejecutivo de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Con este nuevo desafío, el Govern de Torra intenta poner a González Laya a prueba, reavivando el conflicto por las "embajadas" nada más empezar la nueva legislatura.

Suspensión del TSJC

Estos decretos regulan y actualizan las funciones de las delegaciones de la Generalitat. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha reinvidicado que con estos decretos se "consolida" su red de representación en el exterior, informó Europa Press. Y ha anunciado que la "embajada" en Argentina facilitará la representación institucional en América del Sur, la de México en América Central y la de Túnez en el norte de África.

No obstante, en su auto del 27 de noviembre de 2019, el TSJC acordó dejar en suspenso la apertura de estas nuevas delegaciones tras ser impugnadas por el Gobierno, que entendía entonces que el propósito de las mismas era internacionalizar la causa independentista. El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, dijo entonces que estudiarían las vías a seguir, y ahora se ha revelado que la decisión ha sido ignorar al TSJC.

"Es uno de los peores ataques al autogobierno de Cataluña desde el 155", lamentó en noviembre Bosch. Es "inaceptable" decir que las delegaciones del Govern en el extranjero "perjudican la imagen de España", añadió el conseller, que aseguró que "se trata de un ataque contra la libertad de expresión y de acción de un gobierno democráticamente constituido".

Budó ha explicado este miércoles que los nuevos decretos tienen en cuenta lo señalado por el TSJC para evitar más problemas judiciales. "El Govern entiende que una de nuestras competencias y también responsabilidades es proyectar Cataluña en todo el mundo, como hacen otras comunidades autónomas, a las que no se les cuestiona", ha reprochado la portavoz.

Cuando era ministro de Exteriores, Borrell solía decir que las "embajadas catalanas" son "lesivas para los intereses del Estado, habida cuenta del objetivo declarado del actual Gobierno de la Generalitat de emplear todos los medios a su alcance para la llamada internacionalización del procés". Queda por ver si González Laya comparte su opinión.

El gobierno de Torra tiene la intención de emplearse a fondo durante su mandato para ampliar su red paradiplomática. No sólo mediante sus "embajadas", sino también prestando ayuda a su principal "embajador", el huido Carles Puigdemont, que ya ha dado las primeras muestras del objetivo de su tarea como eurodiputado con ataques a las instituciones del Estado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad