El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, durante la reunión por videoconferencia de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez. Foto: Efe

Torra, Urkullu y Ayuso recelan del plan de desconfinamiento de Sánchez

stop

Tras la reunión con los líderes regionales, Torra lamenta que "la centralización no funciona", y Urkullu demanda “más criterios y menos tutelas”

Lorena Martín

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, durante la reunión por videoconferencia de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez. Foto: Efe

Barcelona, 26 de abril de 2020 (17:45 CET)

Este domingo, Pedro Sánchez ha mantenido la séptima videoconferencia con las comunidades autónomas desde que se inició la pandemia del coronavirus en España. Esta vez, con el motivo de debatir (o exponer) las medidas de desconfinamiento que se iniciarán en España a partir del próximo mayo. Mientras que Pedro Sánchez se ha centrado en subrayar desde la Moncloa, que el Gobierno de España será el que pilotará la fase de desescalada del confinamiento, la mayoría de comunidades autónomas han expuesto sus planes particulares, reclamando competencias en este proceso.

Los más críticos ante la gestión centralizada de Sánchez han sido Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, y el lehendakari Iñigo Urkullu, del Partido Nacionalista Vasco (PNV). “Si algo ha quedado claro en la fase del confinamiento es que la centralización no ha funcionado”, ha señalado Torra en la reunión conjunta, pidiendo una vez más poder gestionar el desconfinamiento desde Cataluña. El líder catalán también ha reprendido que la “lentitud del Gobierno español en la toma de decisiones” puede dar lugar a una crisis humanitaria, según un comunicado de la Generalitat.

Otro de los reproches hacia el Gobierno ha sido el haber anunciado nuevas medidas de desconfinamiento en una rueda de prensa el sábado sin haberlo debatido antes en la reunión de este domingo: “no se cómo se puede decidir desde Madrid sin tener en cuenta la opinión unánime de la comunidad médica y científica catalana”.

Por su parte, Iñigo Urkullu, ha reclamado “más criterios y menos tutelas”. El lehendakari, así, ha apelado al modelo de “codecisión” de Alemania, pidiendo también al presidente del Gobierno que las comunidades autónomas “tengan capacidad para gestionar la desescalada”. Otra de las demandas por parte del lehendakari ha sido "un escenario económico y financiero cierto" de disponibilidad de recursos y capacidad de endeudamiento, así como "un horizonte presupuestario claro" que permita "proyectar nuevas medidas económicas".

También ha indicado que cree "oportuno" conocer la planificación del Gobierno español para la distribución de suministros sanitarios en los próximos seis meses, para determinar cuál debe ser su horizonte de autoabastecimiento. Y ha vuelto a solicitar una clarificación sobre la propuesta del Ingreso Mínimo Vital para "conocer el calendario de puesta en marcha, sus condiciones y cuantías previstas", entre otros muchos aspectos.

Sánchez, no obstante, ha querido dejar claro que el plan de desescalada que está previsto aprobar el próximo martes “recoge muchas de vuestras propuestas”, tanto planteadas por parte de las autonomías en comparecencias públicas como en las reuniones técnicas con el Gobierno. 

Las peticiones de Madrid, Andalucía y Galicia

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha pedido una estrategia "clara" de desconfinamiento para saber a qué atenerse "semana a semana" y ha reclamado al presidente del Gobierno que se declare el luto nacional —en línea con la reiterada demanda del líder del PP—. La presidenta madrileña, además, ha demandado a Sánchez que estas videoconferencias con los representantes de las comunidades se trasladen a la comisión general de las autonomías en el Senado. “Hablamos de diálogo y pacto, pero no lo hacemos en el organismo oportuno”, ha advertido.

El gallego Alberto Núñez Feijóo, por su parte, le ha reclamado a Sánchez una “cláusula de salvaguardia territorial”, para los casos en los que algunas comunidades se ajusten geográficamente a dichos marcadores. El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha pedido a su vez que, aunque el “cuadro de mandos” de la desescalada lo mantenga el Gobierno central, se consulte cada paso con las comunidades.

Ximo Puig, el presidente valenciano, ha aceptado sobre la desescalada que haya “un marco común, pero adaptado y ejecutado localmente”. Por su parte, líder de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha destacado que “está bien” que el Gobierno central escuche las propuestas de las CCAA y ha añadido que "aquí todos dependemos de todos, y aunque la irradiación de la pandemia ha sido asimétrica, el virus no lo es”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad