Trias asegura que la situación de Catalunya “es insoportable e insostenible”

stop

DEBATE SOBERANISTA

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias./ED

11 de enero de 2014 (18:08 CET)

El mensaje es ahora el mismo entre todos los dirigentes nacionalistas. La dirección de CiU está convencida de que ya no hay vuelta atrás y de que es necesario un referéndum que obligue a todas las partes a negociar sobre nuevas bases. Y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, uno de los dirigentes que pertenecen a la generaciones de Jordi Pujol, los que trataron de llegar a acuerdos a lo largo de las dos últimas décadas, también se ha sumado a la reivindicación soberanista.

Trias admite que no es independentista, pero que en una consulta votaría sí a la independencia. Su argumento es que la situación de Catalunya “es insoportable e insostenible”. Y, siempre desde un punto de vista económico, Trias considera que ha llegado el momento de saber “qué quieren los catalanes”.

El error de Rajoy

El alcalde de Barcelona, en una entrevista este sábado en el programa Converses de la Cadena Cope, ha afirmado que las finanzas de la Generalitat, a pesar de que los anteriores gobiernos del tripartido “dejaron una enorme deuda”, no aguantan más. Y que el Gobierno español no hace ningún esfuerzo por tratar de paliar la situación, aceptando un déficit mayor por parte del Gobierno central, y buscando una salida para las autonomías.

Para Trias, que dirige un Ayuntamiento saneado –producto de la gestión de los anteriores gobiernos socialistas en la ciudad—el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “comete un gran error al no permitir la consulta”.

Precisamente, el Ayuntamiento de Barcelona está financiando a la Generalitat. Trias se ha mostrado dispuesto a cobrar a la administración autonómica la deuda de “entre 150 y 200 millones” que le debe, pero ha insistido en que es todo el sistema el que no funciona.

Cobrar una parte del IVA

Trias ha insistido, además, en que las ciudades, no sólo Barcelona, deberían contar con una financiación más justa, al entender que lo que generan las ciudades, la riqueza que puedan desarrollar, se debería quedar en parte en las propias administraciones locales. Así, ha puesto como ejemplo los 300 millones de euros que se generan por el premio de Fórmula 1 de Montmeló.

Ese dinero se genera en el sector privado, y de ello se beneficia la ciudad de Barcelona, pero para organizar el premio, el Ayuntamiento participa con 4 millones de euros. “Lo que defiendo es que, a través de fórmulas que se puedan pactar, una parte del IVA que se genera, por ejemplo, pudiera repercutir en la ciudad, porque ahora todo ese dinero va a parar al señor Montoro”, el ministro de Hacienda.

Gobernar sin apoyos

El alcalde de Barcelona se ha mostrado dispuesto a seguir gobernando hasta el final de la legislatura, consciente de su precaria situación, porque ha tenido que recurrir a una moción de confianza para poder aprobar los presupuestos de 2014, al no contar con ningún otro socio, después de haber intentado un acuerdo con el PSC y el PP en el inicio de su mandato, que se acabó frustrando, primero con el concejal socialista Jordi Martí, y posteriormente con el concejal del PP, Alberto Fernández Díaz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad