El líder de Vox, Santiago Abascal, interviene en el último acto de campaña de la formación celebrado esta tarde en la plaza de Colón de Madrid.

Un pronóstico compartido: "Vox lo va a petar"

stop

Los partidos políticos comentan en privado que la formación de Santiago Abascal obtendrá un número inesperado de escaños este domingo

Marcos Pardeiro

Economía Digital

El líder de Vox, Santiago Abascal, interviene en el último acto de campaña de la formación celebrado esta tarde en la plaza de Colón de Madrid.

Barcelona, 27 de abril de 2019 (04:55 CET)

Todas las campañas electorales son cortas y largas. Cortas para quienes llevan viento demoscópico en cola y largas para quienes viajan con el depósito en la reserva. A Vox se le ha hecho muy corta esta campaña.

Nadie pone en duda que la formación de Santiago Abascal irrumpirá con enorme fuerza este domingo, día de elecciones generales. Pero los partidos convencionales temen que lo hará con un impacto mayor del pronosticado en los sondeos. "Lo van a petar", auguran adversarios de Vox. Adversarios de derecha y de izquierda, hay que subrayar.

La campaña llegó este viernes a su fin con las clásicas apelaciones al voto útil y a concentrar los apoyos en tal fuerza y en aquella. Abascal siguió un guion distinto. "Este domingo elegimos la antiEspaña o la España viva, y no vamos a permitir ni la destrucción ni el suicidio de España", dijo a gritos Abascal en su plaza talismán, la plaza Colón de Madrid, llena a rebosar (20.000 personas, según Vox).

Es el viejo lenguaje convertido en nuevo. El de quienes no se reconocen como partido político, sino como "movimiento patriótico". El de quienes hablan de una "España viva" y de una "reconquista" en marcha. El de quienes desprecian a "la derechita cobarde" y el de quienes olfatean el "pánico progre". Es el lenguaje de Vox.

Abascal concluye una campaña que ha contado por llenos en sus actos. Madrid, Valencia y Sevilla pusieron el colofón esta semana volcándose con miles de simpatizantes. Pero también logró éxitos en Toledo, Murcia, Oviedo, Valladolid, Granada, La Coruña y Las Rozas.

Vox incluso se permitió un pantallazo sobre los seguidores que mantenía en streaming durante su cierre de campaña: 11.000 frente a tres adversarios que apenas llegaban a los 300:

Si el resultado de las urnas pudiera medirse en las calles y en las redes sociales no habría duda sobre el ganador. Pero no es así. Si el resultado pudiera medirse en el temor de los adversarios tampoco habría duda. Pero tampoco es así. Y si el pudiera medirse con la euforia tampoco la habría. Pero sólo hay una manera y es contando votos.

Este domingo se despejará la madre de todas las dudas. ¿La irrupción de Vox en el Congreso servirá a la derecha para gobernar como en Andalucía? ¿O la irrupción de Vox debilitará su fuerza conjunta y allanará el camino a Pedro Sánchez?

Habrá que comprobar los escaños de cada uno y ver si, como han pronosticado las encuestas, el orden de los partidos nacionales, de mayor a menor es PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y Vox. Sondeos de los propios partidos lo ponen en duda. "Vox lo va a petar", insisten.

 

 

Hemeroteca

Vox Santiago Abascal
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad