Una adjudicataria de las ambulancias catalanas, a juicio por incumplir el convenio colectivo

stop

CONCURSO DE TRANSPORTE SANITARIO CATALÁN

Una ambulancia en el Parc Taulí de Sabadell

en Barcelona, 26 de marzo de 2015 (21:59 CET)

Egara-Lafuente, virtual ganadora de tres lotes del concurso de transporte sanitario, libra una batalla judicial con su plantilla. Los trabajadores, liderados por el sindicato UGT, reclaman que se les pague las dietas que les adeudan desde enero de 2014, tal y como viene fijado por convenio colectivo. La firma, que aduce problemas económicos, se niega y se mantiene descolgada del convenio. Ambas partes se han visto las caras este jueves en los juzgados de lo social de Terrassa.

El convenio establecía que los empleados (unos 250 en el caso de esta empresa) recibirían dietas cuando su servicio implique el desplazamiento fuera de su centro de trabajo, no resultando posible que el trabajador vuelva a la hora de comer (13 a 16 horas) o cenar (20 a 23 horas). El convenio establece que por ágape se pagarán 10,85 euros; 16,26 si se pernocta y desayuna fuera. Si un empleado pasa todo el día fuera, debe recibir 37,98 euros.

 

Más problemas económicos

Los problemas económicos con la plantilla no terminan ahí. La Egara-Lafuente también se descolgó del convenio colectivo mucho antes, en 2012, cuando decidió que iba a rebajar los salarios de los empleados ya que su situación era límite. El pacto establecía que, si la compañía vuelve a los beneficios, debería abonar las partidas recortadas.

Si hasta ahora no se han devuelto estos fondos es porque la empresa está en una situación de tesorería tensa.

 

Implicaciones con el nuevo concurso

Los pliegos del nuevo concurso exigen a los aspirantes que presenten "las cuentas anuales de los dos últimos ejercicios, auditadas o firmadas por los administradores, de las que se desprenda una situación de equilibrio financiero". Si finalmente hay una condena, y la empresa se ve obligada a devolver el dinero a la plantilla, la firma arrojaría números negativos.

Egara-Lafuente ha logrado tres lotes en la polémica licitación que ha realizado el CatSalut, ente que gestiona la sanidad pública catalana. Se trata de la licitación más importante de esta legislatura, cuyo valor alcanza los 2.000 millones de euros en ocho años.

 

Ofertas con salarios por debajo de convenio

La UTE ha perdido el lote H, Vallès Occidental, donde tiene su sede, pero ha logrado B (Lleida), C (Camp de Tarragona); y D (Terres de l'Ebre). Su adjudicación ha sido muy polémica ya que varios actores del sector consideran que ha realizado ofertas muy por debajo de convenio, lo que demostraría que la empresa no tiene ninguna intención de cambiar su política salarial.

Fuentes sindicales señalan que los cálculos de Egara-Lafuente no han tenido en cuenta las antigüedades, por lo que no piensan aplicarlas. Además, señalan que el coste en personal se encuentra muy por debajo que las otras ofertas, casi un 15%. La Generalitat, que se encuentra ahora mismo examinando toda la documentación de las plicas, deberá valorar si esta situación se ajusta a la normativa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad