Una Europa dividida decide sobre el futuro de Grecia y el euro

stop

CRISIS EN LA ZONA EURO

Merkel, Hollande (de espaldas) y Tsipras, el domingo

12 de julio de 2015 (17:31 CET)

La situación crítica que está viviendo Europa se refleja ya, a estas alturas, en las posturas encontradas que los países de la zona euro tienen respecto a la crisis griega. Si hasta hace poco todo parecía un Grecia contra el resto, la situación ahora ha cambiado. En la reunión de jefes de estado de la Eurozona el domingo, que se ha prolongado hasta la madrugada, los países han pedido al primer ministro griego, Alexis Tsipras, garantías para un tercer rescate.

Consciente de la dificultad de que los dirigentes europeos perfilen una postura común ante el plan propuesto por Atenas, Tsipras, afirmaba que su país está "preparado para el compromiso". Para a continuación insistir en la posibilidad de llegar a un acuerdo el domingo, eso sí, sólo "si todas las partes lo quieren", puntualizaba.

Los ajustes no son suficientes

Previamente, los ministros de Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) habían terminado su encuentro con avances, pero que no ponen punto final a las negociaciones. El representante belga hablaba de un consenso en el 90% de los puntos que se le exigirán a Atenas para conseguir el rescate. Entre ellos, estarían un incremento de las privatizaciones y del ajuste presupuestario. Medidas a aprobar con la mayor inmediatez, antes del 15 de julio.

El 10% restante tendrá que ser resuelto en la tarde del domingo (o a lo largo de la semana) por los máximos líderes políticos de la región, en una especie de conversación continuada y agotadora que comenzó en la mañana del sábado.  

¿Grexit?

La decisión del presidente del Consejo, Donald Tusk, de cancelar la reunión de los 28 países miembros de la UE (convocada para decidir los pasos a dar tras un hipotético Grexit) ha sido interpretada como la confirmación de que, al menos el domingo, no habría una salida de Grecia del euro.  

Eslovaquia y Finlandia

Si Francia y Alemania representan las corrientes más y menos favorables, respectivamente –y con España en el segundo grupo--, a aceptar la propuesta de Atenas (aun con modificaciones), Finlandia y Eslovaquia son las que han dicho un 'no' más rotundo.

Alexander Stubb, el ministro de Economía finlandés, lo ha dejado claro: "No creo que en este punto vayamos a conceder a Grecia un nuevo rescate. Desde luego, no con la clase de declaraciones que estamos escuchando desde el seno del Eurogrupo", ha asegurado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad