Reunión de la ejecutiva del Pdecat que preside David Bonvehí. EFE/MARTA PÉREZ

La venta de la sede central del Pdecat se atasca

stop

Convergència amplia el plazo al grupo inversor para que ejecute la compra de un edificio de siete plantas en Barcelona, su actual sede central

Josep Maria Casas

Economía Digital

Reunión de la ejecutiva del Pdecat que preside David Bonvehí. EFE/MARTA PÉREZ

Barcelona, 10 de diciembre de 2018 (04:55 CET)

Convergència (CDC) es la propietaria del edificio de la calle Provenza de Barcelona que disfrutan sus herederos del Pdecat. Sus responsables firmaron en verano una opción de venta de este inmueble a favor de un grupo inversor catalano hongkonés. La operación debía cerrarse en octubre, sin embargo, Convergència y el grupo interesado en la compra acordaron ampliar el plazo hasta finales de enero. Fuentes del sector inmobiliario señalan que se ha seguido un procedimiento “muy raro”.

Fuentes conocedoras de la operación relatan que, en agosto, los responsables legales de Convergència firmaron una opción de venta del edificio a favor de Summit Venture Partners que vencía el 31 de octubre. Sin embargo, antes de concluir el plazo, vendedor y comprador acordaron ampliarlo tres meses más. Ninguna de las dos partes ha dado explicaciones del aplazamiento.

Un curtido asesor inmobiliario indica que “sorprende” que los compradores hayan depositado menos de 75.000 euros de garantía por la opción de compra de un edificio que salió a la venta en 7,5 millones de euros, tal como reconocieron fuentes oficiales del partido. En las opciones de compra se acostumbra a entregar a cuenta entre un 10% y un 15% del importe. Sin embargo, en este caso equivale tan solo a un 1%.

Estas fuentes apuntan, como posibles explicaciones, que los inversores solicitasen más tiempo o que fuera el vendedor quien pidiese permanecer tres meses más en el inmueble. No obstante, recalcan que queda claro que Convergència quiere vender a Summit Venture Partners.

Esta última empresa barcelonesa se constituyó en marzo pasado. Como administradores mancomunados aparecen Joaquim Zamacois, agente inmobiliario, y Salamandra Management, representada por la ejecutiva de origen filipino Krista Victorio. Ambas sociedades comparten oficinas en la Torre Urquinanona de Barcelona.

Salamandra Management es propiedad de Salamandra Limited, una corporación hongkonesa constituida hace tres años. Esta última sería la principal inversora. No han facilitado la identidad de sus socios.

Attico alquilará las oficinas

Antes de cerrarse la venta, Summit Venture Partners firmó un contrato con Attico por el que esta última alquilará todo el edificio. La operación fue asesorada por la consultora Forcadell. Fuentes de Attico aseguran que mantienen la previsión de iniciar las obras de reforma en enero para destinar estas oficinas a coworking.

Este edificio, actual sede del Pdecat, ha recibido en las últimas semanas la visita de personas que toman medidas in situ. Ni desde CDC ni desde el Pdecat se ha informado a los empleados cuando abandonarán estas dependencias.

Se trata de un edificio de siete plantas con más de 2.100 metros cuadrados. Según las fuentes consultadas, sobre el mismo pende una hipoteca de Caixabank que ronda los cinco millones de euros. Además, Convergència contrajo otra hipoteca en favor de Andreu Viloca, su tesorero, para garantizarle 800.000 euros para afrontar posibles responsabilidades personales por el caso del 3%. En enero, la Audiencia de Barcelona condenó el partido a pagar 6,6 millones de euros como responsable civil subsidiario por el caso Palau.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad