Aragón rechaza suprimir el delito de sedición a pesar del voto en contra Podemos y PSOE

El Partido Aragonés (PAR) cambia el sentido de su voto y apoya la moción para rechazar la eliminación de la sedición

El presidente de Aragón, Javier Lambán. | EFE/JB

Las Cortes de Aragón han rechazado suprimir el delito de sedición, pese a que PSOE y Podemos han vuelto a votar en contra de la moción contra la supresión del delito de sedición del PP. En esta ocasión, la propuesta ha prosperado después de que el Partido Aragonés (PAR) haya cambiado su posicionamiento respecto la última votación y haya respaldado la moción.

Y es que, el pasado 11 de noviembre el PP presentó una propuesta de resolución para que las Cortes autonómicas mostraran su rechazo a «cualquier rebaja del delito de sedición para satisfacer y beneficiar a quienes quieren romper la unidad de España y destruir la Constitución Española y que supondría una ruptura del principio de igualdad de todos los españoles ante la ley y un ataque a nuestro Estado de Derecho».

A pesar de que Vox y Ciudadanos se mostraron a favor, los socialistas, Podemos, PAR y Chunta aragonesista votaron en contra. El Partido Popular ya avanzó que llevaría esta iniciativa a todos los parlamentos regionales, con el objetivo de que los barones críticos con la gestión de Sánchez se posicionaran en contra. Sin embargo, por el momento, no lo han logrado.

«Lealtad» a Sánchez

En referencia a esta propuesta de resolución, el presidente del Gobierno de Aragón y secretario general del PSOE regional, Lambán afeó al PP que la presentara «para forzar al PSOE a votar» y con el propósito de «perjudicar y desgastar al Gobierno de España y al PSOE».

«Ellos, en realidad, no están entrando en el fondo de la cuestión», sino que «están intentando aprovechar los Parlamentos regionales para su estrategia de oposición», aseguró y criticó: «El PP carece de proyecto para la Comunidad, es un puro apéndice, un instrumento de Génova en Aragón sin ningún tipo de personalidad ni autonomía propia».

Por este motivo, indicó, los socialistas nunca se prestarán a que se les «utilice» a ellos o a las Cortes de Aragón «para ir contra el Gobierno de España». «No nos vamos a dejar manipular por ellos», apuntó para luego dejar bien claro que entre ambos gobiernos hay «relaciones de lealtad».

Sin embargo, también reiteró entonces su rechazo a la reforma de la tipificación del delito de sedición y aseveró que lo ocurrido en Cataluña «fue gravísimo». Así, destacó que «el Estado de Derecho, ante cualquier posibilidad de atentado contra la Constitución, tiene que estar muy bien armado política y jurídicamente», de forma que, además de la legislación vigente, incluido el Código Penal, debería contar con «otras herramientas».

«Espero que alguna vez, cuando a todos nos entre el sentido común, podamos trabajar en esto, uno de los problemas más graves de España», confió.

Avatar