Aragonès se abre a mayorías de izquierdas tras romper el bloque independentista

Junts piensa que el pacto Aragonès-Colau anula el acuerdo firmado con la CUP y desestabiliza al independentismo

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la segunda jornada del debate de política general, un día después de su intervención inicial ante el pleno del Parlament. EFE/Enric Fontcuberta

Fracasa la mayoría independentista en el Parlament después de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, haya pactado los Presupuestos con Los Comunes. El Govern salvó este lunes por la noche la tramitación de las cuentas de la Generalitat para 2022 en el Parlament gracias al partido de Ada ColauEn Junts temen que Aragonès se abra a mayorías de izquierdas y, finalmente, ERC cambie el bloque independentista por el PSC. La formación de Carles Puigdemont acusa a Aragonès de “sacrificar el objetivo de la independencia”.  

Pere Aragonès se aseguró este lunes la aprobación de los Presupuestos para vender las bondades de su proyecto a costa de sacrificar su pacto con Junts y la CUP y, por ende, la estabilidad del Ejecutivo catalán. El Parlament rechazó las enmiendas a la totalidad de las cuentas registradas por PSC, Vox, CUP, Cs y PP con los votos de ERC, Junts y Los Comunes, dando así luz verde a su tramitación en la Cámara catalana.  

Los socios de ERC, Junts, rechazan el ‘trueque’ con Los Comunes de Ada Colau que supone asegurar los Presupuestos de la Generalitat a cambio de los del Ayuntamiento de Barcelona.  

El presidente sigue defendiendo que la reactivación económica es un hecho remarcando el aumento de más de 5.000 millones de euros que contemplan los Presupuestos gracias a los fondos europeos.  

El partido que ha quedado fuera de la foto, al menos de momento, ha sido el PSC. Un partido que, pese a ofrecerse hasta el último minuto, no ha sido convocado por Aragonès para intentar desbloquear las cuentas ni siquiera el pasado domingo, cuando no había cambio de fichas.

“El acuerdo improvisado de última hora envía a la papelera de la historia, que ya empieza a estar muy llena, la mayoría de la investidura”, ha lamentado la portavoz socialista, Alícia Romero. Un partido que, sin embargo, podría formar parte de futuros acuerdos si ERC sigue abriendo la mano en sus líneas rojas para conseguir pactos.

Junts amenaza con rechazar los Presupuestos  

Pero ante esta nueva correlación de fuerzas, Junts se reserva la opción de acabar rechazando sus propias cuentas después de que ERC haya tirado la toalla con la CUP y haber desautorizado a su ‘gurú económico’, el consejero de Economía, Jaume Giró, quien ha elaborado los Presupuestos.  

La formación de Carles Puigdemont exige una reunión de urgencia con Aragonès para ver dónde queda ahora la mayoría independentista y que les aclare si esto puede ser la antesala a introducir al PSC como nuevo aliado en su sustitución.  

“¿Cuál va a ser el alcance de este preacuerdo? No sabíamos nada”, declaran este lunes a primera hora fuentes de Junts en el Congreso. De ahí que los de Jordi Sánchez califiquen este pacto como “fuera del Govern” y “a título de ERC”.  

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, en una rueda de prensa / Julio Díaz (JxCat)

Elsa Artadi, vicepresidenta y portavoz de JxCat, considera que la mayoría independentista queda “alterada” y que eso “debe tener consecuencias” porque es un hecho “relevante” a nivel político. “Queremos saber dónde estamos ahora”, sentenció.  

Desde Junts insisten en que el rechazo de la CUP puede significar cambios en el acuerdo de investidura que ERC y los anticapitalistas firmaron en marzo. Algo que la portavoz antisistema, Eulàlia Reguant, ha pedido que no se use como arma entre socios de Govern en el Parlament: “No lo usen para hacerse la zancadilla. Sus problemas son sus problemas, son sus desencuentros”.

Uno de los puntos fundamentales es que Aragonès se sometería a una cuestión de confianza en el 2023. Uno de los asuntos que, precisamente, esquivó el president en la rueda de prensa posterior admitiendo que podrían modificarse algunas cuestiones: “Está claro que el hecho de que no apoyen los Presupuestos querrá decir que tendremos que hablar con la CUP de cómo continúa el acuerdo de investidura”, señaló Aragonès causando malestar en sus socios de Govern.  

El pacto con Colau debilita las candidaturas de Artadi  y Maragall

Otra de las claves respecto a este acuerdo daña directamente a la vicepresidenta de Junts. Elsa Aratdi pretende encabezar la candidatura de su formación en la capital catalana de cara a los comicios de 2023 y el intercambio de cromos entre Aragonès y Los Comunes deja en mal lugar a la portavoz y a su formación en el consistorio barcelonés.  

La portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, en rueda de prensa. Foto: JxCat (Julio Díaz)

El líder de ERC en el Consistorio de la capital catalana, Ernest Maragall, ya ha anunciado su marcha atrás, tras registrar una enmienda a la totalidad de las cuentas la semana pasada, para confirmar una entente que en absoluto agrada a Junts, partidaria de debilitar tanto como sea posible a la alcaldesa para derrocarla en 2023.  

Una enmienda que le compromete como líder de la oposición y alternativa a Ada Colau en las próximas municipales. Una estocada a su estrategia de escenificar una frontal oposición, y donde el voto de Eva Parera a las cuentas municipales que enfureció al PP de Cataluña ha sido clave para obligar al equipo de Maragall a retractarse a regañadientes de su posición.

Los de Puigdemont tolerarán la tramitación inicial de las cuentas acordada entre ERC y Los Comunes, pero amenazan con boicotear los cambios de que el partido de Colau quiera introducir en las cuentas en el mes que resta hasta su aprobación definitiva en el Parlament.  

“No aceptaremos modificaciones de 180 de 45 ni de 20 grados”, advirtió Artadi, con lo que hasta el 23 de diciembre, los Presupuestos de la Generalitat siguen en el aire. Y sobre todo queda cada vez más debilitado el bloque independentista pero, sobre todo, Junts y la figura del prófugo Carles Puigdemont.