Casado califica de “infamia por la independencia” la mesa de diálogo

Casado aprovecha la primera sesión de control al Gobierno para atacar a Sánchez por la mesa de diálogo: "Se sientan a negociar un referéndum con los que jalean a los terroristas que quieren atentar contra el PP"

El presidente del PP, Pablo Casado (d), se dirige al presidente del Ejecutivo durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente del PP, Pablo Casado (d), se dirige al presidente del Ejecutivo durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La primera sesión de control al Gobierno después del verano ha comenzado con una retahíla de reproches. “Señor Sánchez, bienvenido al Parlamento. Usted que no dice la verdad ni al médico”. Con estas palabras ha comenzado el líder del PP, Pablo Casado, su intervención inicial, en la que ha acusado al presidente de “electrocutar” el recibo de la luz, de bloquear la elección a los jueces y de sentarse con los independentistas a “pactar el referéndum”.

“Es la mesa de la infamia por la independencia”. Así se ha referido el líder de la oposición a la mesa de diálogo que se celebrará este miércoles a las 15.00 horas entre el Gobierno central y el Govern catalán en el Palacio de la Generalitat. “Se sientan a negociar un referéndum con los que jalean a los terroristas que quieren atentar contra el Partido Popular y a los radicales que incendian Barcelona una vez más”. “¡Menudo reencuentro!”, ha exclamado.

No han faltado tampoco los ataques por esta reunión del resto de partidos, como es el caso de Ciudadanos, quien ha acusado al Gobierno de “humillarse ante los separatistas”.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con las ministras, Nadia Calviño (2i), Yolanda Díaz (2d) y Teresa Ribera (d), durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), conversa con las ministras, Nadia Calviño (2i), Yolanda Díaz (2d) y Teresa Ribera (d), durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

“Empezamos mal si cree que es una humillación sentarnos -ha respondido el ministro de Presidencia, Félix Bolaños- claro que creemos en la agenda del reencuentro”. “Lo valiente es dialogar, lo inútil es ensimismarse en las posiciones que llevaron al conflicto. Vuelvan al centro útil, porque donde están no cabe nadie más”, ha afirmado.

Casado culpa a Sánchez de liderar un gobierno “fallido”

Ninguna de las respuestas de los miembros del Gobierno le han valido a Casado, quien ha terminado culpando a Sánchez de ser el presidente de un gobierno “fallido”. “El más radical de Europa”, ha puntualizado.

Y se ha dirigido al jefe del Ejecutivo para preguntarle cuándo piensa resolver las preocupaciones “en vez de agravarlas”. “Es incapaz de resolver los problemas de los españoles porque se ha convertido en el principal problema de España”, le ha espetado.

“Es incapaz de resolver los problemas de los españoles porque se ha convertido en el principal problema de España”,

Pablo Casado

Respecto al aumento del precio de la luz, Casado ha recordado cuando el PSOE pedía la dimisión de Mariano Rajoy con incrementos del 8%. “¿Por qué no dimite ahora que hay una subida del 200%?”, le ha preguntado. Y le ha instado a que resuelva la crisis “económica y social de España”. “Ya no queda nada de usted, ha traicionado todas sus promesas”, le ha juzgado.

Sánchez ironiza con las tensiones internas del PP

En su turno de réplica, Sánchez ha lamentado que Casado continúe por la senda de la crispación. E incluso se ha permitido ironizar con que espera verle en el Congreso “durante mucho tiempo”, en alusión a las tensiones internas del PP, lo que ha provocado risas entre los diputados de la bancada socialista.

“Me queda claro que no van a arrimar el hombro en lo que queda de legislatura, se fue con crispación, ha vuelto con crispación”, ha aseverado Sánchez. No obstante, para este nuevo curso político le ha pedido dos cuestiones: cumplir con la Constitución y hablar bien de España en el extranjero.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), interviene en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), interviene en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

En respuesta a la crisis energética, Sánchez ha justificado los recortes de beneficios extraordinarios a las eléctricas basándose en que su Gobierno “siempre va a defender el interés de los ciudadanos por encima de cualquier interés particular”.

Rufián advierte que el fracaso de la mesa supondrá el ascenso de PP y Vox

En su turno, el diputado de ERC Gabriel Rufián, ha advertido que si fracasa la mesa de negociación no solo fracasará el independentismo. “Si decepcionamos, no decepcionará solo el independentismo. Lo hará la izquierda española. Y si eso pasa, Vox y el PP llegarán a La Moncloa“, ha alertado el republicano. Y de nuevo, Sánchez ha usado la ironía en su respuesta: “Todos estamos divididos, salvo el Govern, que va en bloque”.

El presidente del Gobierno en ningún momento ha hecho referencia a la mesa de diálogo y solo se ha limitado a responder a la pregunta de Rufián, en la que le preguntaba por el criterio del Ejecutivo en la toma de decisiones de inversiones en Cataluña.

Sánchez ha explicado que para decidir inversiones el Gobierno tiene en cuenta tres criterios: “Escuchar a la ciudadanía, cumplir con la legalidad y el compromiso medioambiental del Ejecutivo”.

También ha hecho un llamamiento al Govern para que se replantee la ampliación del aeropuerto de El Prat. “Es una gran inversión necesaria para Cataluña que además sería buena para Barcelona. Vuelvan al acuerdo del 2 de agosto y continuemos”, ha concluido.

Noelia Tabanera