Cataluña contra Valencia: Maroto tendrá que decidir quién construye una fábrica de baterías con fondos europeos

La Generalitat también pide fondos europeos para desarrollar una macro fábrica de cargadores, un proyecto casi idéntico al que desarrolla Valencia

El vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès, en un acto preelectoral de ERC en Lleida, el 23 de enero de 2021 | EFE/RG/Archivo

El vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès, en un acto preelectoral de ERC en Lleida, el 23 de enero de 2021 | EFE/RG/Archivo

La electrificación será uno de los principales argumentos para convencer al Gobierno en la adjudicación de los 140.000 millones de euros de fondos europeos que le tocan a España. Entre los diferentes proyectos diseñados, la construcción de una fábrica de baterías parece ser una de las estrellas. Primero fue la Comunidad Valenciana y ahora es Cataluña el territorio que anuncia su intención de pedir dinero de la Unión Europea para erigir una planta que abastezca al sur de Europa. El problema: ambos proyectos parecen incompatibles.

Según el documento Next Generation Catalonia, la Generalitat de Cataluña trabaja en un battery hub para el que ha presupuestado un gasto de 6.869 millones de euros. De entre las distintas infraestructuras que plantea construir, destaca la de una macroplanta de baterías. Posiblemente, su localización será en las instalaciones de Nissan en Barcelona.

Junto a la infraestructura se levantarían centros complementarios, como una planta de reciclaje de cargadores, otra de cajas para estas baterías y el desarrollo de una red de puntos de carga públicos.

La propuesta que envió el govern al Ministerio de Industria está capitaneada por la propia Generalitat, pero incluye a otros actores: “empresas del sector de la movilidad y tecnológicas, universidades como la UPC y centros tecnológicos y de investigación como TECNIO e ICMAB”.

Ximo Puig quiere construir “la fábrica de baterías de litios del sur de Europa”

Pero la administración catalana no es la única que pedirá fondos al ministerio dirigido por Reyes Maroto. La semana pasada, el presidente del Consell, Ximo Puig, desgranó las diferentes ideas en las que su gobierno quiere invertir su parte de las ayudas europeas. De entre todas sobresalía la construcción de una fábrica de baterías de la mano de Ford, que tiene en Almussafes (Valencia) su centro de producción en España.

Las intenciones del dirigente socialista no son nuevas. Ya en otoño, Puig advirtió de que pretende erigir “la gigafactoría de baterías de litio del sur de Europa”. “Se trata de un macroproyecto industrial de gran impacto, que servirá para las fábricas de automóviles en España”, añadió.

Consultadas por Economía Digital, fuentes de la conselleria de Economía explicaron que el propio Puig y el conseller Rafael Climent presentarán el proyecto ante la opinión pública la semana que viene.

A falta de conocer más detalles, sí se sabe que la financiación procederá de fuentes tanto públicas como privadas. Diversas; no solamente Ford y la Generalitat Valenciana. Como parte importante del entramado, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV). Tampoco se conoce la ubicación concreta, aunque el Ayuntamiento de Almussafes ya ofreció 700.000 metros cuadrados de suelo logístico para albergar la instalación en la localidad.