Cataluña se asoma a la cuarta ola: suben los contagios y las hospitalizaciones

Todos los indicadores epidemiológicos empeoran en la comunidad autónoma, justo cuando se avecinan los días fuertes de la Semana Santa

UCI del Hospital Universitario de Bellvitge para pacientes covid. EFE/ Enric Fontcuberta/Archivo

Cataluña se asoma peligrosamente al inicio de una cuarta oleada de coronavirus. Todos los indicadores epidemiológicos han empeorado este lunes, encadenando más de una semana de tendencia negativa que anticipa de nuevo un escenario preocupante de contagios. La curva del coronavirus no para de crecer, mientras el goteo constante de pacientes de Covid-19 siguen llegando a las plantas de los hospitales y a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

El informe del Departamento de Salud ha revelado este lunes la presencia de 1.474 enfermos de coronavirus ingresados en los hospitales catalanes, lo que representa un incremento de 89 personas con respecto a los datos ofrecidos el domingo. Es el segundo día consecutivo que se dispara la presión asistencial a estos niveles.

La situación ya ha alcanzado también a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que han alcanzado una ocupación de 403 pacientes en estado crítico. Son siete enfermos más que en el domingo. La comunidad autónoma no ha logrado despejar las camas de estas áreas, antes de que la tendencia de contagios volviese a repuntar, después de la tercera oleada. Es una de las grandes preocupaciones que mantiene en alerta a los principales epidemiólogos del país.

La velocidad de propagación mantiene su escalada

Uno de los datos más claros del riesgo de una nueva oleada es el avance imparable de la velocidad de propagación del coronavirus, que cada vez se expande más rápido. Este indicador (Rt) ha alcanzado el lunes un valor de 1,13 puntos, lo que representa un aumento de dos centésimas en las últimas 24 horas. Cada vez que se infecta un centenar de personas, contagia a otros 113 individuos, dificultando la contención de la pandemia.

También ha seguido en ascenso el índice que mide el riesgo de rebrote (EPG) hasta alcanzar los 242 puntos. Son ocho más que en la jornada anterior. Se trata de uno de los indicadores que permite prever el impacto potencial de la Covid-19 a medio plazo y lleva varios días consecutivos en ascenso.

El ejemplo más fácil para ver el avance del coronavirus es la incidencia acumulada, que ha repuntado cuatro puntos más hasta los 215 casos positivos por cada 100.000 habitantes. El cambio de tendencia le acerca de nuevo al umbral que marca el riesgo extremo para la salud pública, después de haber conseguido dejarlo atrás al finalizar la tercera oleada.

Los contagios se incrementan un 2% en una semana

El resultado de este empeoramiento epidemiológico es un claro incremento en los contagios que han detectado las autoridades sanitarias. En la última semana se han notificado 8.669 positivos por pruebas PCR o test de antígenos, lo que arroja una media de 1.238 diarios. Es un 2% más que los siete días precedentes.

Una profesional sanitaria realiza una prueba PCR a un paciente en el CAP Raval Nord de Barcelona. Foto: Efe

Cataluña también ha experimentado un balance negativo de la mortalidad. Han fallecido 135 personas como consecuencia de la Covid-19 en la comunidad en los últimos siete días, con una media de 19 diarios. En las últimas 24 horas, se han contabilizado 14 decesos más.

La Generalitat no altera su hoja de ruta en Semana Santa

A pesar del empeoramiento epidemiológico, la Generalitat de Cataluña no ha anunciado ninguna modificación del mapa de restricciones previsto para la Semana Santa, justo cuando se acercan los días fuertes de las fiestas, que encadenan varias jornadas festivas.

El plan de choque se mantendrá según lo previsto al menos hasta el 9 de abril. Bares y restaurantes deberán cerrar ates de las 17.00 horas, mientras que los establecimientos comerciales solo podrán albergar un 30% de su aforo máximo. Solo durante la Semana Santa, se reducirá el número de asistentes a las reuniones sociales a un máximo de 4 personas, como resultado de los acuerdos del Consejo Interterritorial de Salud.

La Generalitat no ha previsto modificar sus planes en las grandes ciudades, a pesar de que ahí se ha notificado un mayor impacto del coronavirus. En Barcelona el riesgo de rebrote es de 248 puntos, seis más que la media regional. Mientras que la velocidad de propagación es de 1,19, lo que representa seis centésimas más que en el conjunto de Cataluña.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.