El coronavirus sobrevive y se desplaza en productos congelados

China detecta una muestra viva de la Covid-19 en un embalaje de bacalao congelado que se estaba transportando refrigerado

Casi un año después de que se detectasen los primeros brotes de coronavirus, científicos de todo el mundo siguen buscando nuevas evidencias sobre su transmisión. China ha anunciado este lunes que ha detectado por primera vez una muestra viva de la Covid-19 en un embalaje de bacalao congelado que estaba siendo transportado.

El Centro de Prevención y Control de Enfermedades del país asiático ha anunciado que es la primera ocasión en la que se detecta que el coronavirus es capaz de sobrevivir durante un largo periodo a baja temperatura fuera de un laboratorio de investigación.

El hallazgo abre la puerta a una nueva forma de propagación trasfronteriza y a larga distancia de la enfermedad, a través de los canales internacionales de distribución que ofrecen productos congelados de alimentación en todo el mundo. “Los virus supervivientes en la superficie de los productos podrían infectar a quien entre en contacto con ellos sin usar protección”, ha informado el Centro de Prevención, según ha publicado el diario estatal chino Global Times.

China descarta contagios al ingerir alimentos

La permanencia del coronavirus en productos congelados obligará a extremas las precauciones entre los trabajadores que se dedican al transporte de alimentación para evitar que se contagien durante su jornada laboral. Los investigadores chinos ven mucho menos probable que la Covid-19 pueda transmitirse a través de la ingesta de los alimentos. Un fenómeno del que no hay hasta el momento pruebas científicas.

Más allá de la prevención contra la enfermedad, la comunidad científica confía en que este hallazgo permita contar con más información detallada sobre el funcionamiento del coronavirus para atajar la expansión de la enfermedad.

“Ayuda a avanzar en la investigación sobre la capacidad de supervivencia del virus, sobre su estructura vital y, lo más importante de todo, sus orígenes”, ha explicado el subdirector de Biología de Patógenos de la Universidad de Wuhan, Yang Zhanqiu.

El hallazgo abre la puerta a un nuevo origen del coronavirus

Si la muestra que se ha encontrado en el bacalao congelado coincide con la misma cepa que se ha expandido entre los humanos podría poner sobre la mesa la hipótesis de que la enfermedad se originó en animales acuáticos, en lugar de otras teorías como los murciélagos o los pangolines.

China confirmó la semana pasada que el rebrote de la ciudad de Qingdao se originó cuando dos estribadores del puerto contrajeron la Covid-19 al entrar en contacto con productos que contenían restos del virus.