La CUP exige subir el impuesto de la renta en Cataluña

Los anticapitalistas quieren corregir "la deriva del Govern" e insisten en que se desechen los proyectos del Hard Rock y los Juegos Olímpicos

La portavoz de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant. EFE/Andreu Dalmau

La CUP aprieta con cinco propuestas maestras esenciales para poder cambiar su posición actual, que es la de presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos de la Generalitat. Los antisistema quieren un gran giro a la izquierda que pueda “romper la deriva del Govern”. Entre sus medidas, piden hacer un IRPF más progresivo.

Los anticapitalistas han trasladado al Govern un documento donde insisten en que se debe retirar la partida del Hard Rock en Tarragona, la del Circuit de Cataluña, el posicionamiento en contra de los Juegos Olímpicos por parte del Govern más allá de si se realiza una consulta, y la creación de nuevos tramos de IRPF que hagan al impuesto más progresivo.

También, insisten en su reivindicación en materia de vivienda. El Govern ha presupuestado 750M€ para parque de vivienda pública, y los antisistema exigen que se llegue a la totalidad. También, han concretado que no entrarán a regatear en la negociación, y que los 250€ restantes deben ir a manos públicos, ante la todavía elevada presencia de promotores privados.

Más allá de concretar si la Generalitat debe cumplir a raja tabla sus demandas, han asegurado que deben ver “cambios sustanciales en las partidas”. No tanto en cuántas medidas se cumplen del texto que proponen, sino de la disposición del Govern a adaptar sus cuentas para el año 2022 hacia esa dirección.

Desde la CUP tampoco han aclarado si pretenden volver a convocar a sus órganos asamblearios antes del próximo viernes para votar un cambio de postura. La enmienda se puede retirar hasta el próximo lunes por la mañana, día en que el Parlament debatirá y votará las enmiendas a la totalidad presentadas a los Presupuestos.

Reuniones a contrarreloj y la puerta abierta a los Comuns

Mientras el tiempo corre, siguen las reuniones entre la CUP y el Govern. Los anticapitalistas se han reunido pasada la sesión de control de este miércoles con Pere Aragonès y Jaume Giró para darles traslado de este último documento y seguir negociando. Desde el Govern todavía no se pronuncian y emplazan a seguir con las conversaciones.

Pere Aragonès ha reafirmado su voluntad de seguir apostando por la CUP este miércoles en la sesión de control, pese a abrir la puerta a sentarse con Catalunya en Comú. El objetivo del president es sumar a los Comunes a un acuerdo en el que los antisistema deben estar sí o sí.

Un anuncio que no ha sentado nada bien a Junts. Albert Batet ha mostrado su enfado por la búsqueda de Aragonès de “mayorías no-acordadas”. “No podemos desaprovechar el aval que representa tener la mayoría independentista”, le ha recriminado el portavoz del partido de Puigdemont en el Parlament.

Desde la CUP tampoco ven impedimento en sumar a Catalunya en Comú al acuerdo, siempre que la Generalitat asuma sus exigencias. Los anticapitalistas saben que, en parte, la estabilidad del Govern depende de que se conserve la “mayoría independentista del 52%”.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña