La CUP ratifica su ‘no’ a los Presupuestos de Cataluña a 48 horas de la primera votación

La formación anticapitalista presentará una enmienda a la totalidad contra las cuentas, lo que fuerza a Aragonès a explorar un acuerdo de última hora con Catalunya en Comú

La portavoz de la Cup, Eulalia Reguant, durante la rueda de prensa en la que anuncian la ratificación de ma enmienda a la totalidad al proyecto de los presupuestos para el 2022. EFE/Alejandro García

La CUP ha anunciado que mantiene su intención de presentar una enmienda a la totalidad contra los Presupuestos de Cataluña para el curso 2022. La decisión de la formación anticapitalista de romper el bloque de mayoría independentista obligará a Pere Aragonès a buscar apoyos in extremis entre los comunes o el Partido Socialista si quiere sacar adelante las cuentas.

La plataforma ha decidido quedarse instalada en el ‘no’, a pesar de las negociaciones que se han prolongado durante las últimas semanas para intentar allanar el camino hacia el debate presupuestario. La última evaluación del Consejo Político de la formación ha dado carpetazo a las propuestas que había realizado la Generalitat para tratar de acercar posturas.

La diputada autonómica Eulàlia Reguant ha explicado que la decisión se debe a la deriva que ha tomado la dirección del Govern durante los seis primeros meses de la presidencia de Aragonès. “Los presupuestos y el rumbo de la legislatura no responden al giro político a la izquierda y la defensa de derechos que reclama el momento y la sociedad catalana”, ha expuesto.

Reguant ha dado por “suspendido” al Govern en su primer semestre de gestión y ha puesto el foco en el impacto que ha tenido Junts en las cuentas. Un fenómeno que ya ha provocado muchos roces con iniciativas como la ampliación del Aeropuerto de El Prat. “Son los presupuestos del gobierno de los macropoyectos”, ha lamentado.

Los anticapitalistas ya habían puesto sobre la mesa en los últimos días algunas de sus propuestas clave para desencallar el acuerdo como una reforma fiscal para crear un IRPF más progresivo o la retirada de partidas para impulsar los Juegos Olímpicos de invierno, el Hard Rock en Tarragona o el Circuit de Cataluña.

La CUP ha hecho ahora extensiva sus críticas a otras estrategias que ha tomado Esquerra como sus acercamientos hacia el Gobierno de Pedro Sánchez mediante la mesa de diálogo o en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Un plan que consideran que pone en riesgo la aspiración de la autodeterminación.

Enmendamos el rumbo del Govern hacia la normalización de la relación con el Estado y el PSOE”, han zanjado Reguant.

El rechazo de la CUP sitúa a Aragonès contra la espada y la pared

La decisión de la CUP de desmarcarse de los Presupuestos obligará a Pere Aragonès a buscar nuevos socios en el arco parlamentario si no quiere que las cuentas acaban tumbadas en el Parlament. Con el rechazo de la bancada de la derecha, la única posibilidad pasa por Catalunya en Comú o el PSC. Ambas formaciones han presentado enmiendas a la totalidad, pero quedan 48 horas de margen hasta la votación para que las retiren.

El presidente catalán ya mantuvo este miércoles una reunión con la formación que lidera Jessica Albiach para intentar sumarles al acuerdo, ante las dificultades para ganarse el favor de los anticapitalistas. Sus ocho diputados pueden convertirse en una pieza clave si finalmente se consuma la ruptura de la mayoría independentista.

La otra pata de la mesa pasaría por cerrar un acuerdo con los socialistas. Salvador Illa ya ha tendido la mano en varias ocasiones a la Generalitat si finalmente no llegaban a un acuerdo con la CUP, aunque Aragonès le ha cerrado la puerta. Tras semanas sin lograr respuesta, el líder del PSC anunció una enmienda a la totalidad. Si finalmente echara marcha atrás, una abstención de su grupo de 33 diputados sería suficiente.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña