¿Cuáles son las diferencias entre la campaña de vacunación de España y Alemania?

España suministrará la vacuna en 13.000 centros de salud, mientras que Alemania desarrolla una red propia de 60 puntos estratégicos

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes su plan nacional de vacunación del coronavirus. Una hoja de ruta para comenzar a inmunizar a la población cuando los reguladores sanitarios den luz verde a los primeros prototipos de la vacuna. España y Alemania son los únicos países europeos que han anunciado ya su protocolo de actuación, aunque tiene algunas diferencias.

España prioriza la vacunación de los mayores de las residencias

España ha establecido un criterio para seleccionar los grupos que recibirán primero el antígeno, basándose en razones sanitarias, éticas y socioeconómicas. El resultado es un listado de 18 colectivos distintos que comenzará con los usuarios de las residencias de la tercera edad y el personal sanitario que trabaja a diario con ellos. Uno de los puntos negros de la Covid-19.

Posteriormente, se llevará a cabo el suministro de vacunas a los profesionales sanitarios que trabajan en el sistema nacional de salud y a las personas dependientes que no están internadas en ningún centro de residencia. Entre estos primeros cuatro colectivos se encuentran 2,5 millones de españoles.

Una trabajadora de una residencia de mayores ayuda a una paciente. EFE/David Fernández/Archivo

Alemania también ha optado por incluir entre los grupos prioritarios a las personas con mayor riesgo pero no ha puesto por delante a los usuarios de las residencias. El Instituto Robert Koch ha preparado un protocolo que sitúa en primer lugar a los mayores de 60 años y a las personas que tienen patologías previas como diabetes, obesidad o alta tensión.

No será hasta el segundo escalón, cuando aparecerá el personal sanitario que hace frente a la pandemia en hospitales y centros de salud o los empleados del sector de la dependencia, que sí que están en primer puesto en la clasificación española. También entran en esta fase empleados públicos, policías o profesores.

Centros de salud vs. puestos estratégicos

España ha optado por dejar la vacunación en manos del sistema de atención primaria que se encarga habitualmente de suministrar las vacunas de otras enfermedades. La red de 13.000 centros de salud repartidos por las 17 comunidades autónomas será la encargada de facilitar las inyecciones a los diferentes colectivos.

El Gobierno ha optado por este canal por su amplia experiencia en campañas de vacunación. En apenas dos meses han logrado poner la vacuna de la gripe común a 14 millones de españoles, una cifra récord en un año marcado por la incertidumbre de la Covid-19.

El Ejecutivo de Angela Merkel ha tomado un camino bien diferente. En las próximas semanas, habilitarán una red de 60 centros específicos de vacunación del coronavirus que se encargarán de inyectar el antígeno. Se espera que todos estén ya disponibles a mediados de diciembre. Fecha marcada en el calendario por la Agencia Europea del Medicamento para dar un resultado definitivo a las comprobaciones de compañías como Pfizer.

Alemania logra más consenso regional que España

El protocolo ético para diseñar el plan de vacunación ha sido sometido a un debate entre especialistas científicos y responsables políticos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado que el comité de expertos ha incorporado a perfiles médicos, éticos e incluso matemáticos. Sin embargo, solo ocho comunidades autónomas han participado activamente en el proceso participativo, de las 17 que conforman el país. 

Por el contrario, el consenso sí que ha sido total en Alemania. Angela Merkel ha sacado adelante su protocolo con el visto bueno de los 16 estados federados del país. Todos han participado en la negociación, junto con agentes de la Academia de las Ciencias Leopoldina y el Comité Ético.

Alemania dispondrá de 160 millones de vacunas más que España

Tanto Alemania como España han confiado la compra de vacunas a la estrategia común que está realizando la Unión Europea que ya ha cerrado acuerdos con seis farmacéuticas distintas de todo el mundo. Tres de ellas (Pfizer, Moderna y Astrazeneca) están en la fase de revisión acelerada de sus investigaciones.

El reparto se va a establecer por porcentajes de población, lo que permitirá a Alemania disponer de 300 millones de unidades del antígeno a lo largo del 2021. A pesar de que son necesarias dos inyecciones por persona, el volumen es más que suficiente para proteger a los 83,2 millones de alemanes.

Por su parte, España contará con 140 millones de dosis de la vacuna. También es una partida que supera las necesidades de la población de casi 47 millones de habitantes. “Trabajamos también para que el resto de países fuera de la UE puedan gozar de las vacunas”, ha expuesto Illa.

Alemania y España coinciden en la voluntariedad de las vacunas

Si en algo han coincidido los creadores de las campañas de vacunación de los dos países es en que no obligarán a los ciudadanos a someterse a la inyección. “Vamos a partir de la voluntariedad de la vacunación”, ha subrayado Illa.

El Gobierno de España llevará una campaña de comunicación adelante para defender la eficacia y seguridad del antígeno. Una medida para frenar el alto escepticismo que han provocado las investigaciones de la vacuna entre la sociedad. Un 47% de los españoles no tiene intención de vacunarse de forma inmediata.

La canciller alemana también ha insistido en que no impondrá ninguna medida legal para forzar a los ciudadanos a acercarse a los centros de vacunación. “Nadie va a ser obligado a ser vacunado. Será una decisión libre”, ha expresado Merkel.