El acercamiento de Sánchez a Casado tensa todavía más la relación con Iglesias

Unidas Podemos buscó nombres para proponer a Sánchez como vocales del CGPJ y sigue dando por hecho que tendrá cuota en el reparto.

La tensión en el Gobierno de coalición ha aumentado esta semana a niveles nunca vistos. Unidas Podemos rompió la unidad de voto absteniéndose en la Ley de Igualdad de Trato presentada por el PSOE. Las dos formaciones se acusan de no haber cumplido el acuerdo del Gobierno de coalición. Con la ‘Ley Trans’ todavía por salir, la ‘guinda’ a la semana más crispada ha sido, sin duda, la llamada de Pedro Sánchez a Pablo Casado para renovar los órganos constitucionales.

Un anunció que ha caído como un jarro de agua fría en la formación. Por el momento que atraviesan las dos formaciones y, además, por la desconfianza que llevó a los morados a pensar que sus socios descartarían aprobar la norma registrada en la Cámara Baja para cambiar el sistema de mayorías en la elección de los vocales del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ).

Dicho y hecho. Las palabras este jueves de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, han sentado como un rejón a la formación de Pablo Iglesias. La dirigente socialista aseguró que la actual mayoría reforzada es “necesaria”. Con tan sólo una palabra ha bastado para dar a entender que el Gobierno entierra la reforma que ambas fuerzas registraron en la Cámara Baja y continúa tramitándose a la espera de que los de Sánchez dieran luz verde.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante el pleno del Congreso. Foto: EFE/JJG

Podemos ha esperado durante tres meses al PSOE para reactivar esta reforma que permitiría sustituir la actual composición del órgano de gobierno de los jueces por una nueva sin necesidad de contar con los votos del PP en el Congreso. Han presionado hasta la saciedad y esto último no lo niegan ni en el PSOE.

Sin embargo, Sánchez tenía otros planes para renovar el CGPJ. Nunca dejaron atrás el acuerdo con el PP. Los de Casado les pidieron tiempo para volver a retomar las negociaciones tras las elecciones catalanas del 14F y el presidente decidió esperar y llamar al líder del PP este miércoles. Los socialistas no se arriesgan más a otro ‘tirón de orejas’ de Europa.

Podemos no tira la toalla

Los de Pablo Iglesias no tiran la toalla y cada vez que les preguntan por este asunto insisten en aprobar la reforma de mayorías para sacar de la ecuación al Partido Popular. Fuentes de la formación siguen dando por hecho que tendrán “voz” a la hora de elegir a los vocales del CGPJ, ya que forman parte del Gobierno de coalición.

Los morados habrían reclamado tres vocales de los supuestos 10 que tendrían los socialistas, según la propuesta del PP (10 para el PSOE, 9 para el PP y uno para el PNV).

Tal y como publicó Economía Digital, los de Iglesias no se conformarían con poder elegir a tres magistrados, sino que también solicitaron incluir a ERC en este reparto. Algo que fuentes socialistas rechazan.

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados / EFE

Iglesias ya encargó al diputado de Podemos y dirigente del PCE, Enrique Santiago, que elaborase una lista con posibles candidatos a vocales para presentársela a Sánchez como ‘cuota morada’. Sin embargo, los socialistas niegan “haber recibido nada sobre este asunto”.

La llamada de Sánchez a Casado ha vuelto a activar las alarmas en la formación de Iglesias y, según ha podido saber ED, seguirán presionando para que la reforma dura que subleva a la oposición, los jueces e, incluso, en Europa se apruebe “en una o dos semanas” en la Cámara Baja. Los morados ya advierten que siguen llegando semanas tensas para la coalición.