El CGPJ recolocará a jueces de la Sala Militar para impedir el colapso del Supremo

Magistrados de la Sala Militar serán reubicados en la Sala de lo Contencioso-Administrativo, que aún debe posicionarse sobre los recursos a los indultos del procés

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes (c) junto con otros miembros de la judicatura durante la celebración este lunes del acto de apertura del Año Judicial en el Tribunal Supremo en Madrid. EFE/Emilio Naranjo POOL

El bloqueo en la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) amenaza con provocar un colapso del Tribunal Supremo. Ante esta situación, el órgano de gobierno de los jueces planea trasladar a algunos de los magistrados de la Sala Militar hacia la de lo Contencioso-Administrativo para cubrir las bajas mientras permanezca en funciones.

El alto tribunal perderá este año una decena de jueces que accedieron a la plaza en los 80 que y que componen las diferentes salas. Sin embargo, la falta de acuerdo entre socialistas y populares para renovar el CGPJ impide que puedan realizarse nuevos nombramientos. La única alternativa pasa por recolocar a los magistrados de unos puestos a otros, según ha publicado El País.

La mitad de las bajas tienen lugar en la Sala de lo Contencioso-Administrativo que es también la que tramita más casos. Las tensas relaciones políticas entre el Gobierno y la oposición han llevado al órgano de gobierno de los jueces a buscar una solución de emergencia que comenzará a aplicar en el arranque del 2022.

Este área del Supremo es precisamente la que tiene sobre la mesa algunos de los asuntos judiciales de mayor impacto político, como la respuesta a los recursos presentados contra los indultos de los líderes independentistas condenados durante el juicio del ‘procés’, y contra el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general.

Los nombramientos de jueces, la gran reivindicación del CGPJ

La polémica no es nueva. El Poder Judicial inició desde el arranque de la legislatura un pulso con el Gobierno cuando decidió continuar nombrando jueces para puestos clave de la judicatura, a pesar de encontrarse en funciones. El órgano presidido por Carlos Lesmes optó por continuar con su labor habitual, después de que PP y PSOE no fueran capaces de pactar un relevo de los vocales.

Sin embargo, sus posibilidades de hacer nombramientos se acabaron en abril. Los grupos del Partido Socialista y de Unidas Podemos sacaron adelante una ley en el Congreso para limitar las actuaciones del CGPJ una vez que hubiera vencido su mandato, entre ellas la colocación de jueces en puestos clave.

La reforma de la ley orgánica salió adelante gracias al apoyo de 195 diputados. En contra, se posicionó el bloque de la derecha (PP, Vox y Ciudadanos) que no logró sumar más que 151 apoyos.

Desde que el CGPJ finalizó su mandato, el órgano de gobierno de los jueces ha nombrado hasta 78 cargos judiciales para impedir un bloqueo de los juzgados. Los últimos se realizaron las semanas previas a que se acordara la reforma.