El independentismo ganaría escaños si se repiten las elecciones catalanas, según GAD3

El PSC ampliaría su ventaja hasta los 36 escaños. Sin embargo, debido a la debacle de Cs, que no obtendría representación, los independentistas sumarían 76 asientos, ocho por encima de la mayoría absoluta

El vicepresidente con funciones de presidente, Pere Aragonès, tras anunciar la ruptura de negociaciones con Junts y la exploración de un Govern en solitario / EFE

El vicepresidente con funciones de presidente, Pere Aragonès, tras anunciar la ruptura de negociaciones con Junts y la exploración de un Govern en solitario / EFE

La repetición electoral en Cataluña es una posibilidad cada vez más real. Las negociaciones entre ERC y Junts se emplazan a formar un Govern todavía están lejos de llegar a un pacto. Y, aunque el vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès ha negado que vaya a producirse una nueva llamada a las urnas, unos nuevos comicios podrían favorecer al independentismo. Eso sí, el PSC ampliaría su ventaja.

Según un sondeo elaborado por GAD 3 para La Vanguardia entre el 11 y 12 de mayo, los socialistas sumarían más de dos puntos en estimación de voto, hasta situarse por encima del 25%, por lo que sus escaños aumentarían en tres más, hasta los 36.

No obstante, pese a que los partidos independentistas perderían apoyos -alcanzarían el 50%, un punto y medio menos que en el 14-F- la debacle de Ciudadanos que, emulando a los comicios madrileños, no obtendrían representación, les permitirá rascar un par de parlamentarios más, por lo que sumarían 76, ocho por encima de la mayoría absoluta.

Los catalanes culpan más a Junts que a ERC del fracaso en las negociaciones

Esquerra conseguiría 35 escaños, dos más que en la actualidad, mientras que Junts ampliaría su representación en uno, hasta los 33. De esta forma, no necesitarían a la CUP, que además perdería un escaño y se quedaría en ocho.

Un 63% de los catalanes culpa a Junts y ERC por igual del fracaso en las negociaciones. Sin embargo, para un 21% los junteros son más responsables, mientras que solo un 10% aboga únicamente por Esquerra. Los electores de ERC, PSC y la CUP son los que más señalan al partido de Carles Puigdemont de la falta de acuerdo.

El PP, el partido de la derecha que más crecería

Los partidos nacionales también experimentarán cambios, sobre todo en la derecha. La formación de Inés Arrimadas pasaría de obtener el 5,6% de los sufragios en febrero a tan solo el 2,3%, por lo que desaparecería también de la Cámara catalana. El PP sacaría beneficio del hundimiento de los naranjas. De hecho, casi duplicaría los apoyos al pasar del 3,9% hasta el 7% y se haría con 8 escaños, 5 más que en febrero.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), participa junto al candidato del PPC a la presidencia de la Generalitat Alejandro Fernández (i), en un acto electoral en Barcelona. EFE/Quique Garcia
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), participa junto al candidato del PPC a la presidencia de la Generalitat Alejandro Fernández (i), en un acto electoral en Barcelona. EFE/Quique Garcia

Por su parte, el avance de los populares, impulsados también por el éxito de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, arañaría algunos votos de Vox. Los de Santiago Abascal perderían tres escaños, por lo que tanto el PP como Vox empatarían a 8 escaños. Sin embargo, los de Pablo Casado ganarían en porcentaje de voto.

Par parte de los de Salvador Illa, su partido contaría con una fidelidad de voto de casi el 80%. En cuanto a las transferencias que se producirían, conseguiría hacerse con parte del electora de Ciudadanos, así como también con trasvases de otras formaciones, pero mínimamente. También se vería beneficiado por un aumento en la participación, que podría ascender casi en tres puntos, hasta el 56%. Finalmente, en Comú Podem se mantendría igual.

Jordi Sánchez, el político más valorado

La encuesta de GAD3 indica que la sociedad catalana no aprueba la actuación de ninguno de los políticos. El dirigente mejor valorado es Jordi Sànchez, secretario general de Junts y cabeza visible de las negociaciones con ERC. Sin embargo, tan solo obtiene un 4,7, superando así a Oriol Junqueras, que pasa de un 4,9 a un 4,6.

Les siguen Pere Aragonès, que asciende casi medio punto respecto al sondeo anterior y se sitúa en el 4,4; Salvador Illa, que pierde una décima y se queda en el 4,2 y Laura Borràs, que mantiene su puntuación y empata con el candidato socialistas.

Muy por detrás se sitúa Carles Puigdemont, que obtiene un 3,3. Pero lo que más llama la atención es el ascenso de Alejandro Fernández, el líder popular, que sube casi un punto, hasta el 3,3.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre las elecciones catalanas.
Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña