En colaboración con

El ISGlobal de Barcelona encuentra relación entre los alimentos ultraprocesados y el riesgo de cáncer colorrectal

La investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona, centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, ha analizado los hábitos nutricionales de cerca de 8.000 personas en España

Cada vez son más las investigaciones que encuentran relación entre los hábitos alimenticios poco saludables y el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, como enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. 

Es el caso del último gran estudio realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación “la Caixa” para abordar los nuevos retos que presenta para la salud una sociedad globalizada, en aumento, y con una creciente esperanzada de vida.

Para llevar a cabo este estudio ISGlobal ha analizado los hábitos nutricionales de 7.843 personas de diferentes provincias de España. En concreto, los investigadores de ISGlobal buscaron la relación entre el consumo de alimentos ultraprocesados, comidas y bebidas, con tres tipos de cáncer: colorrectal, de mama y de próstata.

De estas casi 8.000 personas seleccionadas, la mitad tenían un diagnóstico de cáncer colorrectal (1.852), cáncer de mama (1.486) o cáncer de próstata (953). La otra mitad de personas compartían características pero no tenían diagnósticos de cáncer.

El consumo de alimentos ultraprocesados actualmente supone entre el 25% y el 50% de la ingesta energética total.

Entre sus conclusiones, los investigadores del centro ISGlobal han detectado que el consumo excesivo de comidas y bebidas ultraprocesados sí podría incrementar el riesgo de padecer un cáncer colorrectal.

Según el estudio de ISGlobal,

  • Aumentar en un 10% la ingesta de estos alimentos y bebidas incrementa en un 11% el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.
  • En el caso del cáncer de prostáta los investigadores no hallaron asociación,algo que, dicen los investigadores, “es coherente con los estudios realizados hasta ahora”.
  • En el caso del cáncer de mama se encontró más riesgo entre mujeres fumadoras y exfumadoras.

Para Dora Romaguera, primera autora del estudio e investigadora de ISGlobal, “el tabaquismo es un factor de riesgo para el cáncer de mama, y se sabe que fumar y algunos factores dietéticos pueden tener efectos sinérgicos en el desarrollo del cáncer, como podría ser el caso del consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados”.

¿Qué son los alimentos ultraprocesados?

Los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales con más de cinco ingredientes. Suelen contener sustancias añadidas como azúcar, grasas, sal y aditivos, como bebidas azucaradas, alimentos precocinados, o bollería industrial.

En los últimos años se han incrementado en Europa y otros países desarrollados el consumo de alimentos ultraprocesados, que actualmente supone entre el 25% y el 50% de la ingesta energética total.

Cuáles son los alimentos ultraprocesados más consumidos

Entre los alimentos ultraprocesados más consumidos destacan las bebidas azucaradas, los productos azucarados, los alimentos listos para consumir y las carnes procesadas.

La importancia de los estudios científicos para la salud

La importancia de este estudio radica en que todavía hay pocos estudios que relacionen de forma concluyente el consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados con factores de riesgo para la salud. 

Este es uno de los motivos por los que, en general, los alimentos y bebidas ultraprocesados todavía no está calificados como como cancerígenos; incluso a pesar de que la carne procesada fue clasificado como cancerígeno por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) todavía “se necesita mucha más evidencia científica”, dice Pilar Amiano, investigadora de la Subdirección de Salud Pública de Guipúzcoa que ha coordinado el estudio.

Sin embargo, dados los resultados de este estudio y la actual evidencia científica sobre los riesgos de los alimentos y bebidas ultraprocesados para la salud, y en concreto para el desarrollo del cáncer, “creemos que las políticas alimentarias y de salud pública, así como la IARC, deberían tener en cuenta el procesamiento de alimentos, desaconsejando la ingesta de productos ultraprocesados”, dice Amiano.