El parlamento catalán también denunciará el espionaje a Torrent

La Mesa del Parlament encarga una querella por el espionaje al teléfono móvil de su presidente, Roger Torrent, y al de Ernest Maragall

La Mesa del Parlament decidió este martes interponer una denuncia penal por el espionaje del que fue objeto el presidente de esta institución catalana, Roger Torrent, y el exdiputado y actual concejal barcelonés Ernest Maragall.

Ambos fueron espiados mediante la aplicación de telefonía Pegasus, que la empresa israelí NSO Group facilita a gobiernos y servicios de inteligencia.

En la última sesión antes del parón de vacaciones, la Mesa del Parlament apoyó la presentación de una querella por espionaje contra su presidente con el voto a favor de todos los grupos políticos, excepto el de Ciudadanos, que se abstuvo.

Esta querella del Parlament se sumará a la anunciada por Torrent y Maragall a título personal. Sin embargo, entre las dos hay una diferencia: esta segunda se dirigirá contra Félix Sanz Roldrán, que en el momento de los hechos era director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI); mientras que en la segunda, en principio, no figurarán acusados mientras no se determinen en la posterior investigación judicial.

Además, Torrent y Maragall han denunciado el espionaje ante tres organismos internacionales: la ONU, el Consejo de Europa y Amnistía Internacional.

Pese a esta ofensiva, en sectores próximos a la cúpula de ERC sigue sin descartarse la mano de sus socios de gobierno de la Generalitat. En el pasado, los exconvergentes abusaron del espionaje a rivales políticos.

Sospechas sobre los exconvergentes

Aunque Torra y Maragall culpan del espionaje al CNI y al estado español, no todos en su partido lo tienen tan claro. Incluso Josep Lluís Carod-Rovira se preguntó en un programa de televisión si la Generalitat también tenía el malware espía Pegasus.

Por lo que se refiere a la querella instada por el Parlament, se presentará con la finalidad de que se pueda investigar “el ataque informático” que sufrieron ambos políticos cuando fue introducido en sus teléfonos móviles un malware espía.

En el texto de la denuncia se explica la investigación realizada por la empresa internacional de seguridad Citizen Lab, contratada por WhatsApp para verificar los ataques sufridos por algunos usuarios de todo el mundo aprovechando una vulnerabilidad de la aplicación que ya fue corregida.

Dicha investigación, que fue publicada conjuntamente por los diarios The Guardian y El País, revela que Torrent y Maragall fueron víctimas del programa espía Pegasus durante los meses de abril y mayo de 2019.

En la denuncia del Parlament se afirma que los dos políticos republicanos sufrieron “una intrusión ilegítima” en sus teléfonos y que esto “vulneró su intimidad”, lo que puede constituir un delito previsto en el artículo 197 del Código Penal.

Denuncias ante organismos internacionales

Respecto a las cartas enviadas este lunes a organismos internacionales, Torrent y Maragall explican cómo tuvieron conocimiento de que habían sido espiados. Afirman que “el espionaje a ciudadanos y representantes políticos constituye una agresión inaceptable a los derechos fundamentales”.

Las cartas se dirigieron al relator de las Naciones Unidas sobre Libertad de Expresión, David Kaye; a la comisaria para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovi, y la secretaria general adjunta de Amnistía Internacional, Julie Verhaar.